Rubén Gorospe subirá hacia atrás el Tourmalet como reto solidario por la pandemia

Ruben Gorospe, exciclista profesional y hermano del mítico Julián Gorospe tiene un reto importante a sus 56 años. El próximo 20 de septiembre subirá pedaleando sentado hacia atrás el Tourmalet con sus 2.115 metros como homenaje a las víctimas y al personal sanitario por su trabajo durante la pandemia.

El reto se fue cociendo allá por mayo, en pleno confinamiento, cuando el propio Rubén sintió ganas de hacer algo grande en agradecimiento a los sanitarios y como recuerdo a las víctimas. Lanzó el mensaje a las redes sociales y no le faltaron propuestas. Entre ellas, la que más le emocionó fue la de subir Urkiola sentado hacia atrás, una práctica que solía hacer cuando tenía quince años y que le gustaría retomar añadiéndole dificultad y años encima.

Es, sin duda, un reto que exige un esfuerzo importante y mucha concentración porque el mayor riesgo al que se enfrenta es el mareo. Pero como dice el propio Rubén Gorospe, nada que ver con el sufrimiento del personal que ha atendido a todos los enfermos y a muchos mayores, que ya no están con nosotros.

La preparación, perder 12 kilos

Un reto así exigía preparación y ponerse en forma. Lo primero fue perder peso. Ahora mismo Rubén roza los 70 kilos, ha perdido más de 12 kilos durante estos meses. Ahora bien, con la edad no se puede hacer lo mismo que con el peso. “No es lo mismo tener 30 años que 56 como tengo yo. Desde el 94 que dejé el ciclismo profesional no había hecho tanto ejercicio como ahora que me estoy preparando”, asegura Gorospe.

Ahora solo nos queda esperar al domingo 20 de septiembre, una cita que muy probablemente será a primera hora de la mañana, entre las 8 y las 9 siempre que el tiempo acompañe.

Fuente

X