un 95% menos de beneficio en los tres primeros meses del año

Hace unos días nos hacíamos eco de la alarmante situación de Adidas: el gigante alemán, segundo fabricante deportivo del mundo, se veía preso del COVID-19 y solicitaba ayuda al gobierno alemán.

Hoy tenemos que hacernos eco de su presentación de resultados del primer trimestre, que para nada ha sido positiva.

Tras retrasar hasta en dos ocasiones su presentación, finalmente ha tenido lugar ayer lunes, y la preocupante tendencia iniciada hace unas semanas continua, y con bisos de ir a más.

El beneficio, un 95% menos

Con prácticamente un tercio de su negocio en Asia, Adidas fue de las primeras empresas en notar los efectos del COVID-19, casi dos meses antes de que llegase a Europa.

En este escenario, el grupo -formado por Adidas y Reebok- ha visto caer su beneficio un 95%, hasta los 35 millones de euros: en 2019 cerró el mismo periodo con casi novecientos millones.

Hay que tener en cuenta que la empresa, que trata de estar presente en el mayor número de tiendas posible -lo que se conoce como distribución extensiva-, ha visto cerrado el 70% de estos puntos de venta, con lo que para alcanzar esta facturación ha dependido básicamente del negocio online.

De hecho este se ha visto incrementado en un 35%, insuficiente para mantener los niveles de ejercicios anteriores.

Malas perspectivas para el segundo trimestre

En la presentación de ayer ya se dejaba caer que los datos del segundo semestre, que conoceremos a prori la segunda semana de julio, pueden ser incluso peores que los de los tres primeros meses del año: no en vano ya incluirán el cierre de la actividad en Europa y América.

En lo que va de año, las acciones de la compañía, que cotiza en el mercado alemán, han visto reducido su valor un 28,57%.

Fuente

X