Carta abierta de Fabio Jakobsen dos semanas después de su accidente

Han pasado ya dos semanas desde que a todos se nos helase la sangre con el accidente de Fabio Jackobsen en el Tour de Polonia. El neerlandes, en pelea con Dylan Groenewegen, se estampaba contra las vallas de protección.

Durante varias horas no se supo de su estado, temiendo por su vida, aunque finalmente pudo encauzarse. Él mismo lo ha contado en una carta publicada por su equipo, Deceunincq Quick Step, publicada hoy por la mañana.

Los médicos y enfermeras de la línea de meta en Katowice me salvaron la vida, por lo que les estoy muy agradecido“, escribe el joven de 23 años.

“Pasé una semana en la unidad de cuidados intensivos del hospital St. Barbara en Sosnowiec. Aquí me operaron inmediatamente durante cinco horas y me dieron la oportunidad de vivir. Estoy muy agradecido a todos los empleados de este hospital”.

Pese a lograr estabilizarle en las primeras horas, se llegó a temer por su vida. “Fue un período difícil y oscuro para mí en la unidad de cuidados intensivos, donde tenía miedo de no sobrevivir“.

“Gracias en parte a la organización del Tour de Polonia y a mi equipo Deceuninck – Quick-Step, mi familia pudo estar cerca de mí, lo que me dio mucha fuerza”.

Tras los primeros días, se le pudo trasladar al Centro Médico de la Universidad de Leiden, en Países Bajos. “Fui admitido en el departamento de otorrinolaringología y me trataron más. Paso a paso puedo empezar a vivir más independientemente”.

Ya en casa

Afortunadamente, el ganador de dos etapas en la Vuelta a España de 2019 ya se encuentra en su domicilio, “donde las heridas de la cara y las lesiones pueden seguir recuperándose”.

“Además, tengo que descansar mucho en los próximos meses debido a una severa conmoción cerebral. En las próximas semanas y meses, me someteré a múltiples cirugías y tratamientos para arreglar las lesiones faciales”.

fabio jakobsen
Foto: Deceuninq Quick Step

Agradecido por las muestras de apoyo

“Por la presente, quiero que todos sepan que estoy muy agradecido de seguir vivo. Todos los mensajes y palabras de apoyo me han dado una gran fuerza. Paso a paso puedo mirar lentamente hacia el futuro, y lucharé por recuperarme”.

“En particular quiero agradecer al Dr. Rafael, que fue mi cirujano en Polonia, al Dr. Vanmol, que estuvo presente como médico del equipo en Polonia, a Patrick Lefevere que me acercó a mi familia y a Agata Lang y familia que, en nombre de la Vuelta a Polonia, lo hizo muy bien cuidando de mi familia”.

Fuente

X