Cómo perder la pereza, ser más disciplinado y hacer ejercicio

La mayoría de las personas sabe bien lo que quiere y desea. El problema, generalmente, es que no tenemos una meta definida y, sin esa zanahoria, será difícilmente despojarnos de la pereza.

Queremos dormir y levantarnos más temprano, hacer deporte, comer bien, parar de fumar etc. Sabemos lo que deseamos, el problemas es que no lo ejecutamos.

La disciplina para ser más feliz

No es novedad para nadie que personas con buenos hábitos, como comer sano y hacer ejercicio físico, son más disciplinadas y tienen más fuerza de voluntad.

Y tampoco es novedad que personas más disciplinadas son más felices. Es verdad que es difícil levantarse temprano, pero también es difícil sentirse mal por levantarse tarde. Hay que escoger entre un difícil y otro difícil.

Lo primero que hay que entender es que a medida que adquirimos buenos hábitos nuestra fuerza de voluntad crece a la par. Las personas que comienzan a hacer deporte, también comienzan a cumplir otras tareas que antes no hacían.

Como afirma Charles Duhigg, escritor del libro El Poder Del Hábito:
“Por lo general, las personas que hacen ejercicio, comienzan a comer mejor y a ser más productivos. Ellos fuman menos y muestran más paciencia con los colegas y familiares. Ellos usan sus tarjetas de crédito con menos frecuencia y dicen que se sienten menos estresados. El ejercicio es un hábito clave que desencadena un cambio generalizado”.

Existen muchos estudios que apuntan que la cantidad de fuerza de voluntad que tiene una persona está relacionada a la percepción de su propia fuerza de voluntad. O sea, si creés que tienes poca fuerza de voluntad, es probable que no superes esos límites.

5 consejos para combatir la pereza

cosas que no debés hacer antes de correr

1. Establecé metas más claras y a corto plazo

Para no morir en el intento es importante establecer una meta clara y realista. Si no hacés deporte hace mucho tiempo, comienza entrenando dos o tres veces por semana y no más que una hora.

2. Hábitos simples

El primer consejo te ayudará en el segundo. Establecer una meta significa poner un horario, es fundamental organizar tu día. Anotar tus metas y organizar tu semana por escrito facilita cumplirla.

El hábito es simplemente una meta que se repite y se completa por una largo período de tiempo.

3. Eliminar tentaciones

Al establecer una meta, tienes que hacerte la pregunta: ¿cuáles son las tentaciones que van a evitar que cumpla mi meta?

Por ejemplo, si quiero levantarme temprano para hacer deporte, la cama y la oscuridad son mis peores enemigas. La primera cosa que tengo que hacer al levantarme es abrir la persiana para que entre luz, sacarme el pijama y vestirme, así evito volver a acostarme.

Preparar las cosas que vas a utilizar el día anterior, puede evitarte retrasos y distracciones al día siguiente. Parece poco, pero estos detalles ayudan muchísimo.

4. Recompensa

Puedes crear un sistema de recompensa. Pero cuidado, la recompensa tiene que ser proporcional a la meta. Si después de correr te permites comer cualquier cosa la recompensa pierde todo el sentido.

Puede ser algo más moderado, como comer en algún lugar de tu agrado el fin de semana, ir al cine, comer una golosina o tomar una cerveza. Nada excesivo.

5. Perdonar y continuar

El último consejo indispensable: fallar no es una excusa para dejar de intentar. Especialmente cuando se trata de hábitos a largo plazo.

Hasta las personas más disciplinadas fallan y se dejan llevar por la pereza en algún momento. Tampoco te ayuda perder tiempo lamentando por haber fallado. Perdónate y continúa.

 Ver más

¿Qué ejercicios podés hacer realizar si sólo tenés 30 minutos por día?

¿Cuál es el mejor grito para incentivar a un corredor?

¿Correr puede ser contagioso?

Fuente

X