¿Cómo prolongo la vida de mi zapatilla?

Hay diferentes estrategias que nos permiten “estirar” la vida útil de nuestra zapatilla. Estos “trucos” llevan a que nuestro calzado no pierda sus propiedades o ventajas que nos llevaron a elegirlos.

¿Pero qué errores no debo cometer para evitar que nuestra zapatilla pierda su calidad?

Entre los diferentes hechos que llevan a que el calzado pierda su forma, está la pisada defectuosa del corredor. Sin una plantilla adecuada, esto puede empezar a generar una malformación de la zapatilla. Un runner con pisada pronadora hará que se desgaste la parte interna, mientras que un corredor con pisada supinadora llevará a que se deforme en la cara externa.

Por otra parte, es determinante el lugar de entrenamiento. El tipo de superficie influye demasiado. Correr sobre el asfalto generará una mayor erosión en la planta del pie que correr sobre césped.

Además, la frecuencia en el uso llevará a la duración de la zapatilla. De lograr dejar “descansar” la zapatilla por 48 o 72 horas, permitirá una mejor recuperación de los materiales que permiten una mejor amortiguación al correr.

 

Source link

X