Con 11 años ha corrido ya 1.105 Kms durante el año escolar (26 maratones)

El apellido de Hailey Walker es irónico para alguien que prefiere correr a andar. Con tan solo 11 años y en quinto curso del colegio en Lenoir, Carolina del Norte, Hailey ha sido una corredora desde muy joven, pero no empezó a registrar los kilómetros que llevaba corriendo hasta el otoño pasado, cuando su profesora de educación física, la entrenadora Sharon Abee, le habló sobre el programa Marathon Kids. Abee inscribió a varios de sus alumnos en un programa que anima a los niños a correr un total de 168 kilómetros, cuatro maratones, durante el año escolar.

Sharon Abee ha enseñado educación física durante 24 años y ha estado involucrada con Marathon Kids durante dos. “Sentí que este programa ayudaría a mis estudiantes a ponerse en forma”, dice, “y les ayudaría a establecer metas y alcanzarlas, mejorar el rendimiento escolar en general, y permitirles hacer nuevos amigos”.

La joven Hayle Walker sabía que podía correr eso y mucho más. Durante el año académico 2019-2020, Walker llevaba hasta la fecha 1.105 kilómetros el equivalente a 26 maratones. Con esta distancia, se batía un nuevo récord dentro del programa Marathon Kids, que estaba en 888 kilómetros, distancia que Hayle alcanzó oficialmente el pasado 23 de abril. Y todavía no ha terminado, ya que su objetivo para este año es alcanzar las 800 millas, o lo que es lo mismo, 1290 kiómetros antes de que termine el año escolar.

A Hayle siempre le gustó correr desde muy pequeña, por eso cuando se le planteó la oportunidad de unirse a Marathon Kids, Abee y ella planificaron cuántas millas a las semana tendría que correr para batir el récord de la prueba hasta el momento, algo que quería conseguir la corredora de 11 años desde que se enteró de la distancia.

Antes de que todos los colegios cerraran a mediados de marzo como resultado de la pandemia del coronavirus, Walker y sus compañeros de equipo de Marathon Kids corren todas las mañanas desde las 7:20 hasta las 8:00 am, hora en la que empiezan las clases en el colegio. “Mis estudiantes tienen educación física todos los días”, dice la entrenadora Abee. Tratamos de hacer un promedio de tres cuartos de milla al día. Con 180 días de colegio en temporada escolar, conseguiríamos terminar una media de cuatro maratones” – el objetivo estándar de Marathon Kids para que los estudiantes lo cubran en un año escolar.

Una vez a la semana tienen también un día de entrenamiento en pista para que puedan entrenar técnica y con el objetivo de terminar el kilometraje total equivalente a esos cuatro maratones.

Durante el confinamiento, Walker ha tenido que guardar cuarentena como todos, pero eso no le ha impedido correr dando ocho vueltas a su casa hasta completar una milla gracias a la ayuda de su padre que utilizó un GPS para trazar la distancia.

A la joven corredora le gusta correr de verdad, “me distrae de las cosas”, dice, una frase que podría firmar cualquier corredor experimentado con 30 años más que Hayle.

El director de Marathon Kids está sorprendido de la hazaña de Walker y sabe que su ejemplo servirá de inspiración para otros muchos que están en el programa y que intentarán conseguir el récord de la prueba más adelante. Por su parte, Walker ya está pensando en unirse al equipo de atletismo de la escuela secundaria el próximo otoño.

Fuente

X