Correr desnudos en Bouncing Buns Clothing Optional 5K

Correr desnudos en Bouncing Buns Clothing Optional 5K. En un año tan atípico como este, en que la pandemia del COVID-19 nos obligó a cambiar todos nuestros hábitos deportivos y en el que se han suspendido una cantidad enorme de carreras, que una carrera pueda llevarse a cabo es raro, y más raro aún si para correrla debes hacerlo desnudo. Es el caso de la Bouncing Buns Clothing Optional 5K, carrera que se realizó en el Sunny Rest Resort, un complejo nudista divertido, sociable y relajado con entretenimiento diario e instalaciones modernas para todas las edades, géneros, clases, razas y tipos de cuerpo. Establecido en 1945, Sunny Rest está ubicado en las hermosas Montañas Pocono del noreste de Pensilvania. Justo al norte de Filadelfia, a un agradable viaje de 2 horas desde Nueva York y a poca distancia en automóvil de Washington DC, Sunny Rest tiene más de 190 hectáreas de colinas, terrenos parcialmente arbolados y hermosas vistas panorámicas.

115 corredores entre los 9 y 78 años, separados por 2 metros cada uno por motivos sanitarios, participaron en la carrera. Una de ellas fue la periodista Jen A. Miller del The New York Times, quien describe que la energía se sintió más rápida aquí que en una carrera normal, casi vertiginosa. Si bien la mayoría de los corredores eran de Pensilvania, solo unos pocos también eran miembros del Sunny Rest Resort. Eso significaba que casi todos habían viajado a este lugar, desde lugares tan lejanos como Ohio, Delaware y West Virginia, para tener la oportunidad de hacer algo inusual.

Los corredores debían usar tapabocas al retirar el kit de competencia y se les pidió que las usaran cuando estuvieran cerca de otras personas. En la largada se les pidió a los corredores que extendieran los brazos a los lados y les dijeron: «Si estás tocando a alguien con quien no dormiste, estás demasiado cerca».

Miller dice que «no me preocupaba que nadie más viera mi cuerpo, desde las mujeres desnudas vitoreando desde el bar hasta el caballero haciendo sentadillas desnudo en su terraza. La carrera no se sintió sexualizada en lo absoluto, y no me preocupé por qué partes de mi cuerpo no eran perfectamente planas y suaves, o sobre qué partes de mi cuerpo se sacudían con cada paso. Yo era solo otro cuerpo en movimiento».

Y añade «estaba sintiendo lo que muchos corredores me habían dicho antes del inicio de la carrera: que esto era liberador. Richard Whalen, 43, de Folcroft, Pensilvania, dijo que para él también es una celebración de quien es ahora. Es un alcohólico en recuperación que empezó a correr después de que dejó de tener resaca para correr por la mañana. Hay una sensación de libertad».

En un año atípico, nada mejor que una carrera que te saque de tu zona de confort para sentirte vivo.

Fuente

X