¿Cuál es la receta del éxito según Jan Frodeno?

¿Hay alguna receta que garantice el éxito en el triatlón? Así, de primeras, podríamos decir que el trabajo duro, la genética y la búsqueda de la excelencia, pero hay mucho más.

Jan Frodeno, en una reciente entrevista para uno de sus patrocinadores, la multinacional de software SAP, ha contado cómo lo ve él: qué es lo que realmente le motiva y cómo ha conseguido mantenerse en la élite y ser capaz de seguir centrado tras ganar tres Campeonatos del Mundo de IRONMAN y unos Juegos Olímpicos.

Pequeñas mejoras cada día

Los resultados de una competición deportiva no suelen reflejar por completo la preparación de un atleta, por eso no hay que poner el foco de atención en más de un objetivo al mismo tiempo.

Frodo lo explica así “el deporte es blanco o es negro, o ganas o pierdes“.

La diferencia es monumental, por eso me centro en lo que puedo mejorar cada día, seguramente no sea algo grandioso, pero siempre hay algo que se puede trabajar más“.

Explorar áreas de tu deporte en las que aún no has profundizado también es una buena forma de mantenerse motivado, “buscar nuevos límites y mejorar en el proceso es lo que me mueve, quiero irme a la cama siendo mejor que como me levanté. Esa es la intención, es de ahí de donde vienen las mejoras“, asegura Jan.

jan frodeno
Foto: Instagram // Jan Frodeno

El gato que caza al ratón

La vida de un triatleta profesional es dura. El éxito exige muchas horas de entreno, calendario de competiciones, dieta estricta… pero ¿y la familia?

Mi trabajo y mi vida personal están totalmente desequilibradas” explica el de Canyon. “Para ser sincero, uno de los mejores momentos en la vida es cuando te conviertes en el gato que caza al ratón.

Tienes una determinación tan grande que ni siquiera pìensas en horarios o cuánto esfuerzo pones en algo porque simplemente necesitas hacerlo. Es en ese momento donde se desequilibra todo porque no se puede sostener“.

Del triatlón se puede vivir si eres profesional

Ningún deporte goza de la visibilidad, popularidad y, sobre todo, solvencia económica como el fútbol.

Seamos honestos, el triatlón no se puede comparar al fútbol y tienes que hacer tu propio negocio“.

Es un hecho, el fútbol es el deporte rey y, mientras que los futbolistas profesionales no necesitan ningún complemento a sus sueldos estratosféricos, los triatletas profesionales sí.

Lo que a mi me ha funcionado en los 20 años que llevo de atleta profesional es que estoy extremadamente motivado en mis entrenamientos, con mi deporte y con el negocio que he construido a partir de ello“.

Fuente

X