diez horas y media de entrenamiento con 7.500 metros de desnivel

Septiembre está siendo un mes para olvidar para la, en teoría, escuadra más importante del ciclismo internacional.

INEOS se las prometía muy felices: Egan Bernal era el máximo favorito para hacerse con la victoria en el Tour de Francia, y Geraint Thomas y Chris Froome eran las bazas británicas para imponerse en el Tirreno Adriático.

El colombiano enterraba ayer todas sus opciones para pelear por el triunfo en la ronda gala al llegar a meta a 7’20” de Tadej Pogaçar y Primoz Roglic, tras desfallecer en las primeras rampas del Gran Colombier, último ascenso de la jornada.

Hoy he perdido tres años de mi vida“, decía al acabar, reconociendo que las piernas no iban.

Cameron Wurf

Media y Larga distancia // Australia

La Tirreno Adriático, antesala del Giro

Por su parte, Geraint Thomas y Chris Froome están lejos del nivel que se puede esperar de dos ganadores del Tour. Thomas es tercero en la clasificación general de la Tirreno Adriático, a 39″ de su compatriota Simon Yates.

Froome, por su parte, languidece en el puesto 106 a casi una hora del liderato.

cameron wurf ineos ciclismo
Foto: Team INEOS

Cameron Wurf, en Andorra junto al resto del equipo

El quinto clasificado en Kona, que fichaba por INEOS el pasado 31 de enero, está estos días en Andorra junto al resto de compañeros liberados de competir.

Y a tenor de sus entrenamientos, está aprovechando la experiencia. El sábado, en su vuelta a tierras andorranas, acumulaba hasta diez horas y media de entrenamiento sobre la bicicleta con más de 7.500 metros de desnivel.

Según se puede, el australiano ascendía puertos míticos como el de La Gallina, Envalira o La Rabassa.

El ritmo medio fue de 22’6 kms/h, y el consumo de calorías se fue por encima de las 7.800.

Ayer domingo la sesión de entrenamiento fue algo más relajada. “Los puertos que me dejé el sábado”, escribía en Strava Wurf. En total, tres nuevas ascensiones: Port de Cabús, Arcalís y Beixalis.

Si los casi cien kilómetros no fueran suficientes, Wurf se subió nada más bajar de la bicicleta a la cinta de correr: media hora muy suaves. “Un poco de running en unas piernas muy cansadas“.

Fuente

X