El alunizaje de Eliud Kipchoge: “Ha sido el mejor momento de mi vida”

Con la precisión de un metrónomo, Eliud Kipchoge ha entrado hoy en la historia en la Hauptallee de Viena, convirtiéndose en el primer hombre que ha logrado correr los 42,195 kms de la maratón en menos de dos horas como parte del INEOS 1:59 Challenge. El mejor corredor de maratón de todos los tiempos ha conseguido hoy a sus 34 años alunizar en Viena con un crono de 1:59:40.2

Ha contado con el apoyo con todo un equipo detrás del que no sabemos el dineral que habrá costado, pero que sin duda, ha merecido la pena porque Kipchoge no ha defraudado. Un coche eléctrico mostrando el tiempo de pase de cada kilómetro y unas líneas verdes en el suelo indicando la formación del fabuloso equipo de liebres que ha estado hoy en Viena para participar de este momento histórico, algunos de ellos los mejores atletas del mundo.

Con una precisión absoluta, sus parciales han estado todos clavados en 2:50, alternando algunos en 2:52 como más lentos (justo los que coincidían con el paso de las dos rotondas) con otros en 2:48 (para recuperar los segundos perdidos en rotondas). Ha sido una prueba que ha demostrado una vez más el carácter de Eliud, un hombre tranquilo, consistente, paciente y completamente imperturbable.

Eliud Kipchoge

Foto: Ineos 1:59

Las declaraciones de Eliud Kipchoge

«Ha sido el mejor momento de mi vida», explicó Eliud después de la carrera. «Desde el primer kilómetro de hoy he estado muy cómodo. En mi corazón y en mi mente esperaba correr en menos de dos horas y hacer historia. Esperaba dejar un mensaje positivo a todo el mundo de que no hay limitaciones para el ser humano».

Admitió que ha tenido que enfrentarse a la presión. Las llamadas del Presidente de Kenia y las decenas de miles de mensajes de apoyo en todo el mundo intensificaron inevitablemente los niveles de expectativa.

Sin embargo, tras 18 años de duro y constante entrenamiento bajo la tutela de su entrenador y mentor, Patrick Sang, la sabia dirección de Valentijn Trouw y el apoyo adicional de INEOS, han hecho posible un día como hoy en la historia de la humanidad, algo parecido a lo que consiguió Sir Roger Bannister en 1954 al correr la milla en menos de cuatro minutos y el primer alunizaje de Neil Armstrong en 1969.

«Estaba muy tranquilo, solo quería mantener el ritmo», añadió Eliud, cuya esposa, Grace, y sus tres hijos; Lynne, Griffin y Gordon le estaban viendo competir por primera vez. «Seguí las instrucciones de las liebres. A los 35 y 40 km mi mente estaba centrada en correr. No pensé que fuera 50-50.»

Pasar la media maratón diez segundos por debajo del ritmo requerido, aseguraba no tener que exprimirse en la segunda media como ya tuviera que hacer en Monza, cuando participó en el proyecto Breaking2 y llegó a 26 segundos de su objetivo. Desde aquel primer intento de bajar de las dos horas en maratón en mayo de 2017, este corredor de 34 años ha consolidado su estatus como el mejor maratonista de la historia. El año pasado fulminó el récord mundial de maratón con un impresionante crono de 2:01:39 en Berlín y a principios de este año consiguió su cuarto título de maratón de Londres, con récord incluido (2:02:37).

Sólo le faltaba una maratón en menos de dos horas en su incomparable currículum deportivo. Su consistencia a lo largo de su larga carrera es alucinante. En pista ha ganado dos medallas olímpicas de 5.000 metros y un título mundial.

Nunca ha tenido bajones corriendo maratoones. Hoy no ha sido un día malo, como reconoce un encantado Sir Jim Ratcliffe, el fundador y presidente de INEOS.

Eliud Kipchoge y Sir Jim Ratcliffe

Eliud Kipchoge y Sir Jim Ratcliffe

El triunfo de todo un equipo, Eliud y 41 liebres

Modesto y con la humildad que le caracteriza, Eliud ha elogidaod el papel clave que las 41 liebres han llevado a cabo durante toda la carrera. Ha dicho de ellos que también habían «aceptado su sueño» y que han sido muy humildes por haber desempeñado su papel en la historia. El dos veces olímpico López Lomong ha dicho al terminar: «Significa mucho para mí. Eliud dijo que necesitábamos poder ir y volver a la luna y lo hemos hecho hoy. Ha sido un día trascendental. El mundo entero podrá ponerse ahora las zapatillas y pensar en romper la barrera de las dos horas.

«Hoy es el día de Eliud, pero todo el mundo puede salir a celebrar este momento. Todos somos parte de la historia. Todos hicimos esto juntos como una comunidad de corredores.»

Eliud Kipchoge

Foto: Ineos 1:59

Bernard Lagat, ex campeón del mundo de 1.500 metros y 5.000 metros y dos veces medallista olímpico de 1.500 metros, que se crió en el pueblo vecino de Eliud, se sintió igualmente emocionado. «Eliud le dijo al mundo que si te concentras en algo, nada es imposible. Hoy es un día especial. Mirando el tiempo que ha hecho 1:59:40, me he emocionado. Ha trabajado muy duro para conseguirlo y nos ha inspirado. Es algo especial. Eliud ha demostrado que ningún ser humano estaba limitado y lo ha hecho».

El director del equipo INEOS, Sir Dave Brailsford, también se ha deshecho en elogios para reconocer lo que ha conseguido hoy Eliud en el Prater de Viena. «Eliud es un atleta que hay uno en una generación y si alguien merece romper la barrera de las dos horas es él», añade. «Ha sido una actuación increíble y un privilegio estar aquí.»

«Este proyecto comenzó a principios de este año, le echamos un buen vistazo y lo analizamos. Muchos de los principios de alto rendimiento se pueden aplicar a todos los deportes y hemos ayudado con un poco de nuestro conocimiento al brillante equipo de Eliud : Valentijn Trouw, manager de Eliud y Patrick Sang, entrenador de Kipchoge.

Eliud Kipchoge y Chris Froome

Foto: Twitter // Chris Froome

«Lo mejor del papel de INEOS es que hemos reunido a gente de los equipos de vela y ciclismo de INEOS. INEOS lo ha reunido todo para este proyecto y desde una perspectiva deportiva de INEOS ha sido fantástico».

Sin embargo, la última palabra la tiene Eliud, que ha afirmado que hoy ha sido el mejor momento de su vida: «El deporte puede ayudar a unir a la gente, quería vender ese mensaje a todo el mundo. Verdaderamente ningún ser humano tiene límites.»

 

Fuente

X