El drama económico que supone ser deportista PRO en estos momentos

¿De qué estamos viviendo? Cada uno de lo ahorrado“. Así de tajante se mostraba esta semana Pablo Dapena en su cuenta de twitter.

El gallego, que ve cómo no avanza la desescalada, analizaba la situación a la que se enfrentan gran parte de los deportistas profesionales en estos momentos.

Tras una primera parte del año en la que ninguno ha podido competir a causa de la pandemia mundial del COVID-19, todo apuntaba a una extraña normalidad en el segundo semestre.

Sin embargo, las lógicas duras medidas para la celebración de competiciones están llevando a la cancelación de gran parte de las pruebas del calendario internacional, al menos aquellas con un alto volumen de participación.

En el caso del propio Dapena, hasta cuatro citas han pasado al próximo año. “Siendo sincero, si me dicen que esta temporada no se compite, me dejan más tranquilo y me quitan un poco el estrés que muchos de nosotros venimos padeciendo ante esta incertidumbre“.

Incertidumbre laboral y económica

Está claro que gran parte de la sociedad se está viendo afectada económicamente por la situación, pero en el caso de los deportistas -que también son autónomos-, es muy preocupante: no hay pruebas, no hay ingresos por premios.

Pero hay más: gran parte de los patrocinadores, afectados también por el parón mundial, han tenido a su vez que hacer recortes en su apoyo, lo que deja a los PROs en una situación de indefensión importante.

La gente me pregunta si voy a competir o si estoy entrenando y yo por lo que estoy preocupada es por si voy a poder ser profesional“, afirma Anna Noguera, una de las deportistas nacionales a las que más está afectando la situación.

A mí se me ha complicado mucho el año” reconoce la de Igualada. “Yo tenía un contrato con mi equipo, pero por ahora solo han pagado el 35 o 40%, y por el momento dicen que no van a poder abonar nada más ya que no vamos a competir“.

anna noguera alpe d'huez anna noguera vichy
Foto: TIME Alpe d’Huez Triathlon

La gente tiene que conocer la realidad“, concluye. “Me preguntan si voy a competir, pero no saben que no estamos cobrando o pasando dificultades económicas, y que hay gente como yo que lo mismo tiene que dejarlo al menos durante este año“.

La difícil dicotomía deportista de élite – influencer

Cody Beals, seis veces ganador de pruebas IRONMAN, es de los más transparentes a la hora de hablar de la situación económica que vive un triatleta profesional. De hecho desde 2015 comparte en su web todos los datos de ingresos y gastos que ha tenido a lo largo del año.

Recientemente, ha ahondado en el tema en una larga entrevista, hablando largo y tendido sobre esta situación financiera y que ensarza con la problemática de tener que ser deportistas e influencers al mismo tiempo.

Por un lado están los que piensan que todo se basa en los resultados“, comenta el canadiense, “mientras que por otro lado están los que dicen que éstos no importan y que la clave está en cómo te mueves en las redes sociales para generar atracción“.

Este panorama que presenta el de Skechers puede que sea sencillo de manejar para algunos -ya hablamos en su momento de qué deportistas estaban gestionando mejor las redes durante la pandemia-, pero para otros supone tener que hacer algo para lo que no están preparados, además de no estar cómodos en absoluto.

albert moreno z tri pro series
Foto: Albert Moreno

Otros, como Albert Moreno, tratan de adaptarse a la nueva situación para, en ausencia de pruebas, seguir captando la atención de los medios y usuarios.

El de Enervit ha seguido la línea de Lionel Sanders, Kristian Blummenfelt o Richard Murray y ha abierto recientemente un canal de Youtube en el que publica de manera recurrente.

De cara a sus marcas es un escaparate magnífico: su vídeo sobre las nuevas ASICS Metaracer ya cuenta con más de 2.200 visualizaciones en apenas una semana, y su reflexión sobre el calendario 2020, su última publicación, va en la misma línea.

La ayuda de la PTO, básica para los triatletas de larga distancia

Hay que tener en cuenta, por otro lado, que los ingresos por premios no son, en absoluto, la panacea.

Exceptuando a figuras como Mario Mola, Vincent Luis o Jan Frodeno, gran parte de los deportistas de élite reciben mucho más de los patrocinadores. “Este es seguramente uno de los pocos deportes donde tus ingresos por campañas duplican o triplican tus ingresos como atleta” reconoce Cody Beals.

pto collins cup
Foto: PTO

En este contexto, los profesionales necesitan de figuras externas que, actuando de mecenas, les ayuden a sobrellevar la situación. La PTO, la asociación de reciente creación que intentó comprar IRONMAN hace unos meses, está siendo de gran apoyo para los triatletas de larga.

A principio del confinamiento, pese a las críticas de Patrick Lange, decidió anticipar el bonus anual a los deportistas, lo que supuso que los propios Pablo Dapena, Albert Moreno o Anna Noguera, entre otros españoles, recibiesen un importante apoyo económico para afrontar el resto del año con algo más de tranquilidad.

Si que ayudaron a los deportistas, porque según el ranking mundial establecieron unos premios en función del puesto. A mí ya me ingresaron hace mucho, de las primeras semanas. Muy agradecida a la PTO” afirma Anna Noguera.

Luego han hecho las entrevistas y nos han dado visibilidad, y a nosotros nos hicieron encuestas sobre las fechas de Daytona y de la carrera en Brasil“, comenta Pablo Dapena.

El futuro

En un escenario a corto plazo con reducción de apoyos y sin calendario, el futuro de los deportistas nacionales pasa por buscar otros ingresos fuera del profesionalismo.

Hace unas semanas que me estoy planteando la idea y buscar un trabajo de media jornada“, confiesa Anna Noguera.

La de Igualada, que dio el salto a PRO en 2018, se plantea retomar el trabajo de entrenadora online. “Lo dejé en su momento porque tenía el sueldo del equipo, pero ahora posiblemente vuelva a llevar a gente“.

Como ella, otros tantos. Pablo Dapena, incluso, ni abandonó su labor de entrenador personal cuando a partir de 2018 llegaron los éxitos, y en gran parte su labor gestionando entrenamientos es la que le puede ayudar a salvar el año.

Pero una cosa está clara: como dijo Fernando Alarza hace unos años, del triatlón viven diez. Solo esperamos que la tesitura cambie en los próximos meses.

Fuente

X