El nadador paralímpico Ariel Schrenck, acechado por tiburones mientras entrenaba

El nadador paralímpico español Ariel Schrenck tuvo una motivación extra y poco agradable mientras nadaba en la playa de Sant Pol en la Costa Brava a principios de esta semana.

El as de la natación de tan solo 19 años estaba entrenando en el mar cuando su madre divisó los tiburones y empezó a gritar a su hijo desde la playa para advertirle del peligro.

Fueron momentos de verdadero terror en los que el miedo te paraliza sin saber qué hacer, si moverte o quedarte quieto. “Paré a recuperar aire y veo cómo mi madre me empezó a gritar como una loca”, explicaba a Antena 3. Las imágenes del vídeo que el propio Ariel subió a Instagram ponen los pelos de punta. Dos escualos nadaban a pocos metros de Ariel mientras entrenaba en la playa de Sant Paul, en Gerona. Y cien metros es lo que le separaban de la costa: “No estoy en plena forma, ni mucho menos, y casi me muero esprintando hacia la orilla”, contaba el nadador.

“En ese momento mi cuerpo comenzó a entrar en pánico terriblemente y empecé a nadar como un loco. Creo que estaba a 100 metros de la orilla. Creo que fueron los 100 metros en los que más he puesto mi corazón y mi alma por nadar por mi vida.

El incidente fue capturado por la cámara por un barco de la Guardia Civil en la playa de La Mamola.

Schrenck fue miembro del equipo español durante el Campeonato Mundial de Natación Paralímpica en Londres en 2019. En su foto muestra dos momentos del mismo día durante su terrible entrenamiento “antes de los tiburones” y “después de los tiburones”. Suerte de haberlo podido contar, pero el susto no se lo quita nadie.

Ariel forma parte de B-Swim (www.b-swim.com), una iniciativa social sin ánimo de lucro que utiliza el deporte, especialmente la natación, para transformar la vida de personas con discapacidad.

Fuente

X