Eliud Kipchoge: “En el Breaking2 no pegué ojo la noche anterior, esta vez espero poder dormir algo”

Tan solo quedan ya días para que llegue el 12 de octubre y Eliud Kipchoge afronte el reto de bajar por primera vez en la historia de las dos horas en maratón, lo que supone correr a un ritmo de 21,1 km/h. Tras el primer intento de 2018 en el circuito de Monza, el vigente recordman de la distancia se citará con la historia en la capital austriaca, Viena, de la mano de Team INEOS a primera hora de la madrugada.

La prueba comenzará a las 5 am y tendrá lugar en un circuito de 9,6 kilómetros al que Eliud tendrá que darle 4,4 vueltas, con la gran parte del recorrido -hasta un 90%- en línea recta a lo largo del Prater, una de las principales zonas verdes de la capital vienesa. En cada vuelta apenas tendrá que sortear tres metros de desnivel, lo que hace al circuito perfecto para enfrentarse al reto de correr cada kilómetro por debajo de 2’51″.

Además, las condiciones climatológicas que se esperan son ideales: diez grados, nada de viento y un 15% de posibilidades de lluvia y toda una capital animando. Desde INEOS se está trabajando para que, a diferencia de en Monza, Eliud esté rodeado a lo largo de toda la prueba de aficionados a ambos lados del camino. Psicológicamente, como ocurre en Berlín, será una gran ayuda. Y lo que será, sin duda, de gran ayuda para Kipchoge es la presencia de toda su familia por primera vez en una prueba.

La visión de Eliud Kipchoge una semana antes del INEOS 1:5

Eliud Kipchoge ha escrito sus últimas impresiones sobre lo que va a ser el INEOS 1:59 Challenge del próximo 12 de octubre. La preparación que ha llevado en los últimos meses ha sido muy parecida a la que ha llevado para cualquier otro maratón que ha corrido. El único cambio relevante es que en Viena no compite un día fijo, como puede suceder en Londres o en Berlín, o incluso en unos Juegos Olímpicos, donde sabe con tiempo la fecha en la que va a competir.

Dado que los organizadores del INEOS 1:59 Challenge abrieron una ventana de ocho días entre el 12 y el 20 de octubre para elegir el día que mejores condiciones ofreciera, su mentalidad ha tenido que cambiar y ser flexible, aunque la fecha que tiene en su cabeza era la del 12 de octubre.

Para empezar, Viena no es una ciudad que Kipchoge conozca porque nunca ha estado antes allí. Por tanto, le llevará un día más o menos acostumbrarse a una nueva ciudad, un nuevo hotel y a su nuevo entorno. Una vez instalado en la capital austriaca, lo primero será ir a ver el recorrido de la prueba en el parque del Prater, ha visto fotos y vídeos, pero es necesario estar allí y ver la zona de salida, llegada y las rotondas. Probablemente solo necesitará correr una o dos veces por allí, pero es importante para guardar toda la información en su mente.

INEOS1:59Challenge

Foto: Bob Martin

Una competición contra el reloj

La otra gran diferencia de esta prueba y otros maratones que ha corrido antes Kipchoge es que esta vez compite solo contra el reloj. Incluso cuando participó en el Breaking2, se enfrentaba a otros competidores. Sin embargo, Kipchoge no estará solo ya que conoce mucho a sus liebres y tiene todo el apoyo de los organizadores, los patrocinadores y el equipo técnico y de entrenamiento.

En el resto de aspectos, el INEOS 1:59 Challenge no será diferente a otros maratones. Esta última semana, Kipchoge se concentrará en los últimos masajes de puesta a punto de su fisio, en la nutrición y tratará de descansar lo más posible. En cuanto a dormir la noche antes de la carrera, reconoce que no pegó ojo la noche anterior al Breaking2, pero espera esta vez poder dormir unas horas antes de la carrera.

Además, contará con el apoyo por primera vez de su familia, su esposa Grace, y sus hijos, Lynne, Griffin y Gordon. Será la primera vez que le vean correr, pero quiere por encima de todo que estén en Viena para ver cómo se escribe una nueva página en la historia del maratón.

 

Fuente

X