Eliud Kipchoge, un ejemplo de padre durante el confinamiento

Si no existiera Eliud Kipchoge, habría que inventarlo. Lo repetimos cada vez que hablamos de él y no nos cansamos de hacerlo. Conocer a Kipchoge es reencontrarse con muchos valores que el deporte debería abanderar y con una forma de entender la vida lejos del egocentrismo y del éxito que inundan hoy las redes sociales. No estamos acostumbrados a ver al keniata pasar sus mañanas ayudando a sus hijos con los estudios en lugar de entrenando, pero la pandemia ha cambiado el modo de vida y de entrenar de los mejores corredores del mundo.

A mediados de marzo el coronavirus se colaba en África tras extenderse por China y todo Europa. La realidad entre África y el resto de continentes afectados también es clara. Pese a los esfuerzos realizados, la mayoría de estas naciones tienen los sistemas públicos de salud más débiles de todo el mundo y no cuentan con recursos materiales ni sanitarios para hacer frente a una pandemia de estas características. Por eso, aunque todavía no estamos en cifras tan alarmantes como en Europa o Estados Unidos, todos los gobiernos han adoptado medidas drásticas: prohibición de vuelos internacionales, cierre de fronteras, cuarentena a viajeros y suspensión de actividades.

Su día a día fuera de Eldoret

Aunque en Kenia todavía no han llegado a aplicar las reglas de confinamiento que rigen nuestros día a día en España, ya han puesto en práctica el consejo del gobierno de respetar la distancia social, y permanecer en casa el mayor tiempo posible. El propio Kipchoge ha encontrado maneras de seguir entrenando en casa y aprovechar este tiempo para estar junto con su mujer e hijos, a los que apenas puede ver entre semana cuando se encuentra entrenando junto con sus compañeros.

Eliud Kipchoge pasa gran parte de la temporada entrenando en Eldoret, la capital de la región, a 30 kilómetros de Kaptagat, donde se encuentra el campus de entrenamiento, un remanso de paz en medio de la nada. Es duro vivir tanto tiempo alejado de la familia, pero el mejor corredor de maratón de todos los tiempos sabe perfectamente que el éxito llega del sacrificio, por eso pasa de lunes a sábado concentrado en este campamento rodeado de sus compañeros, que son la clave de su éxito. Para él, el deporte no es algo individual. Estar lejos de su familia es un sacrificio, pero es algo necesario para poder llegar hasta donde ha llegado.

Eliud Kipchoge
Foto: Eliud Kipchoge

Por eso, estos días Kipchoge pasa gran parte de su tiempo junto con sus tres hijos, su gran pasión, lo que le inspira a trabajar duro e incluso a ganar unas cuantas maratones y las que están por venir.

Un verdadero regalo de humildad, sencillez y manifestación de una filosofía de vida que han convertido a este corredor en el mejor corredor de maratón de todos los tiempos.

Fuente

X