Holanda aprueba incentivos fiscales para favorecer el uso de la bici

Cuando hablamos de países que viven volcados en fomentar el uso de la bici y mejorar las condiciones de los ciclistas, probablemente no nos venga la imagen de España entre los primeros, ¿me equivoco? Pero, ¿qué están haciendo países como Holanda, donde el uso de la bici es de las primeras cosas que se aprenden desde pequeño?

En Holanda, una de las obligaciones que tiene todo niño a partir de los tres años es aprender a montar en bici. Y lo hacen no para pasar el rato jugando, sino porque el Estado cree firmemente en la bici como medio de transporte. Por eso fomenta su uso masivo y para ello ha priorizado la construcción de la infraestructura y las ciclovías necesarias para su promoción. Pero no siempre ha sido así. Hubo un momento en que las autoridades tuvieron que tener en cuenta la bicicleta para incorporarla dentro de la planificación urbana, ejemplo hoy en día para el resto de países. Actualmente el país cuenta con más de 22 millones de bicis para 17 millones de habitantes.

Nuevos incentivos fiscales

Desde el pasado 1 de enero, Holanda ha dado un paso más en este sentido aprobando nuevos incentivos fiscales para favorecer la movilidad en bicicleta.

  • Reembolso por uso. El Gobierno holandés ha negociado con el sector empresarial un acuerdo para que las empresas empiecen a pagar a los empleados una dieta de viaje libre de impuestos de 0,19 euros por cada kilómetro que hagan en bicicleta desde su casa al trabajo, un incentivo que tiene como objetivo reducir el uso del coche y mejorar la salud de los holandeses. La expresión “de casa al trabajo y del trabajo a casa” refleja el ritmo cotidiano de buena parte de los holandeses, pero en este país con alta densidad poblacional hay problemas de atascos y embotellamientos como en el resto de ciudades europeas.
  • Préstamo sin intereses para la compra de bicicleta. Dado que la adquisición de una bici puede suponer a veces un desembolso inicial elevado, todo está previsto en Holanda. Como empleador en este país, se puede conceder un préstamo sin intereses a un empleado para la compra de una bicicleta, sea cual sea la modalidad que elija, incluso bicis eléctricas. Además, esta modalidad puede combinarse con otras. De forma que una persona puede devolver su préstamo concedido para la compra de bici con cada kilómetro que pedalee.
  • Posibilidad de alquilar bici en la empresa para la que trabajas. Esta es una modalidad que puede hacerse en lugar de alquilar un coche, o además de él. La diferencia con el punto anterior es que el empleado no se convierte en el propietario de la bici y que no se le permite dar una asignación de kilometraje al mismo tiempo.

Más de 35.000 kms de ciclovías y 400 millones de euros al año en infraestructura

Aquí tienes unos datos, cuanto menos, curiosos, de lo que supone en este país la bicicleta. Si tienes la suerte de rodar en bici, encontrarás más de 35.000 kms de ciclovías y el país gasta cerca de 400 millones de euros al año en infraestructura para bicicletas. El parque de bicicletas asciende a 22,3 millones de bicis en Holanda, teniendo en cuenta que el país tiene una población de 17 millones de habitantes que realizan una media de 14 millones de desplazamientos en bici cada día hábil.

En Amsterdam, por ejemplo, el uso del medio de transporte va por este orden: 36% de los residentes se mueven en bici por la ciudad, seguido del coche con un 24%, un 23% se mueve a pie, y el 16% opta por el transporte público.

A unos 55 kms de Amsterdam se encuentra Utrecht, una ciudad en la que transitan unos 125.000 ciclistas a diario por todo el centro de la ciudad y que acaba de inaugurar el estacionamiento de bicis más grande del mundo, “Stationsplein Utrecht”, un parking para 12.500 bicis.

Stationsplein Utrecht

Clases de ciclismo en las escuelas primarias

Una medida realmente innovadora, clases de ciclismo durante la escuela primaria, que incluyen simuladores de realidad virtual. “Nuestro proyecto nació en 2015, año en que el Tour de Francia comenzó en Utrecht”, explica Lex van Dalfsen, de Fietsmeesters y pionero en esta iniciativa.  “Hemos llegado a casi 3.500 niños con nuestro programa, lo que ha permitido que más niños puedan aprobar sus exámenes de ciclismo”, añade.

Y a 90 kms de Utrecht se encuentra la quinta ciudad más grande de Holanda, con 230.000 habitantes, Eindhoven. Ciudad muy conocida por ser la matriz de Philips y del PSV. Pues bien, todo el área centro de Eindhoven está libre de coches, ¿un sueño? No, una realidad conseguida gracias a la construcción de una rotonda colgante para bicis, la primera en el mundo y bautizada como “Hovenring”.

La conclusión de leer este tipo de iniciativas que se llevan a cabo en otros países es que todavía quedan muchas cosas por hacer en España. Ojalá algún día bicicleta y coche puedan convivir amistosamente.

Fuente: Dutch Cycling Embassy

Fuente

X