La dramática entrada de la británica Carruthers en la meta de Londres (2h33:59)

El Maratón de Londres celebrado el pasado 28 de abril es una de esas pruebas que nos deja imágenes para recordar durante mucho tiempo. Mientras todos esperábamos en meta la entrada del indiscutible rey de la distancia y probablemente el mejor corredor de maratón de la historia, Eliud Kipchoge, seguro que a más de uno le impactaron las imágenes de una corredora de élite entrando en meta prácticamente a punto de desvanecerse y entrar en colapso. Su nombre, Hayley Carruthers, la atleta de 26 años y residente en Birmingham.

Carruthers logró su mejor marca personal el domingo en Londres (2h33:59), pero a cambio de casi no poder contarlo, hasta el punto que tuvo que ser atendida por las asistencias médicas antes de abandonar la meta en camilla. Así cuenta lo vivido en la meta la atleta británica:

«Comencé a contar mis pasos y mi cabeza se había ido, creo que dejé de ver por un ojo, no podía levantar las piernas y no podía moverme«. Al parecer, Carruthers empezó a sentirse mal justo después de la media maratón. «Mis piernas parecían plomo y me sentía mal. Poco a poco empeoró y empeoró«.

Hasta tal punto empeoró que todos pudimos ver cómo sus piernas cedieron a pocos metros de la entrada en meta. «Llegar al kilómetro 32 y pensar que todavía me quedan otros 10 kilómetros por recorrer, realmente no creí que pudiera terminar. Es lo más difícil que he he hecho«. A pesar de arrastrarse sobre la línea de meta, Hayley logró su mejor tiempo personal por tres minutos, terminando en 02:33:59. Cruzó la línea de meta en el puesto 18 y dice que fue lo más difícil -física y mentalmente- que ha tenido que hacer.

«Empezamos demasiado rápido y me dejé llevar por la emoción de estar en la carrera de élite y correr en Londres. Corrimos la primera mitad demasiado rápido y terminó siendo una fiesta de supervivencia

Tras el episodio, la propia atleta tranquilizaba a los aficionados con un tuit en el que aseguraba que se encontraba bien pese a que terminó con las rodillas vendadas. Y una vez pasada una semana, Hayley Carruthers hace valoración de lo sucedido en Londres:

«Algunos pueden decir que el resultado del 29/04/2019 fue algo impredecible. Pero después de tomarme un par de días para reflexionar, me he dado cuenta de que no lo era. Voy a todas las carreras dispuesta a dar todo lo que tengo ese día en cada momento. Algunas carreras se ganan y en otras se aprende. He aprendido de Londres que soy más fuerte mentalmente de lo que nunca pensé que fuera posible. Me he dado cuenta de que me apasiona tanto correr que quiero ser lo mejor que pueda ser. Me he dado cuenta de que el domingo, a pesar de que mis piernas ya no podían llevarme, mi corazón y mi mente eran tan fuertes que se apoderaron de toda mí y cruzaron esa línea sin dudar de no terminar lo que había empezado. Esto me ha hecho mucho más decidida a seguir trabajando duro y perseguir mis sueños, porque el cielo es realmente el límite.»

Fuente

X