Las bicis se convierten en algo imprescindible y las ventas crecen un 300%

Reconozco que hoy he ido a unos grandes almacenes deportivos para buscar modelos de bicis para niños y ver los expositores sin una sola bici y cero stock me ha impresionado. ¿Qué está pasando con las bicis en el mundo? Lo cierto es que el sector ciclista ha sido uno de los grandes beneficiados durante la pandemia del coronavirus. La bici se ha convertido en una de las pocas libertades permitidas en determinados momentos para hacer ejercicio y una opción de transporte viable para nuestro futuro con medidas de distanciamiento social.

Pero no solo se han vendido los modelos más básicos y asequibles para los iniciados sobre las dos ruedas. Las diferentes tiendas de bicicletas españolas e internacionales han visto crecer su demanda en los diferentes segmentos de bicis, desde los modelos más baratos hasta bicis de contrarreloj no aptas para cualquier ciclista.

El CEO de una famosa cadena de bicis en el Reino Unido, Andy Smallwood cuenta su experiencia de cómo al empezar la pandemia habían planteado diferentes escenarios, hasta el cierre completo de la tienda.

Antes de que la pandemia azotara con fuerza el país ya estaban experimentando un fuerte incremento en las ventas, con cifras que superaban el doble de la facturación con respecto a esta misma época del año pasado. En mitad de la crisis del coronavirus, sus ventas de bicicletas se incrementaron en un 100%, cifra que sigue ascendiendo a más del 300% a medida que el confinamiento se va relajando en todos los países.

Un futuro prometedor

El futuro también parece prometedor, ya que la movilidad en bici parece estar destinado a desempeñar un importante papel en la reducción del número de viajeros en el transporte público, ya que el distanciamiento social se convierte en un método clave para detener la propagación del coronavirus. Por tanto, si la gente está comprando bicis con miras a futuro es lógico que compren modelos más caros, ya que buscan información antes de decantarse por una bici en concreto.

“No me sorprende que veamos que las bicicletas de diferentes gamas de precio experimenten un crecimiento significativo de ventas en este momento. Los clientes investigan mucho antes de comprar y quieren asegurarse de que obtienen la mejor bicicleta posible que se ajuste a sus necesidades específicas de ciclismo y presupuesto”, dice Smallwood.

Las tiendas de bici en general experimentan un aumento de las ventas de todos sus modelos, desde los más bajos hasta los tope de gama. Los clientes eligen su bici en base a una combinación de poder adquisitivo y necesidades actuales. Las bicicletas se consideran hoy en día como algo imprescindible, ya sea para hacer ejercicio o para ir al trabajo, y los ciclistas comprarán una marca y se sentirán orgullosos de ella.

En varios países europeos, entre ellos Valencia y Madrid así lo han anunciado, se está subvencionando la compra de bicicletas. Las tiendas de bicicletas deberían seguir siendo uno de los pocos éxitos económicos durante un período de inestabilidad económica y con fuertes caídas en el PIB dentro de toda la zona euro.

Fuente

X