Las Nike Alphafly, prohibidas en competición en pista

La World Athletics, conocida hasta hace unos años como IAAF, da un nuevo giro en su planteamiento de la idoneidad o no de usar las Nike Alphafly en competición.

La nueva revisión de las normas tiene por objeto dar certidumbre a los atletas que se preparan para los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y al mismo tiempo preservar la integridad de la competición de élite“.

Lo que busca el máximo organismo del atletismo es preservar que se compita en igualdad de condiciones, aunque vuelve a dejar la puerta abierta a que se cambien los criterios.

El propósito de estas enmiendas“, se puede leer en el comunicado emitido, “es mantener el actual statu quo tecnológico hasta los Juegos Olímpicos de Tokio en todos los eventos hasta que un Grupo de Trabajo sobre Calzado Atlético recientemente formado, que incluye representantes de los fabricantes de calzado y de la Federación Mundial de la Industria de Artículos Deportivos (WFSGI), haya tenido la oportunidad de establecer los parámetros para lograr el equilibrio adecuado entre la innovación, la ventaja competitiva y la universalidad y la disponibilidad“.

¿Qué cambios hay en la reglamentación sobre el uso de nuevo material?

Pese a que se sigue manteniendo el uso de zapatillas con suela de 40mm, lo que de facto supone permitir las Alphafly en maratón, no será así en competiciones disputadas en pista.

Recordemos que hace solo unas semanas Sondre Nordstat Moen utilizó las Nike Alphafly para lograr el récord de Europa de 25K en pista. Ahora ya lo será posible.

Foto: Nike

Según estipula la nueva normativa, la suela máxima permitida en competiciones de pista será de 20mm para pruebas de distancia inferior a 800 metros.

Para carreras de distancia superior, se incrementa la altura permitida hasta 25 mm.

Foto: World Athletics

¿Qué más ha cambiado?

Dentro del comunicado de World Athletics se puede leer cómo queda en estos momentos el proceso de homologación de unas zapatillas.

Los deportistas, sus representantes o las marcas tendrán que continuar presentando las especificaciones de la zapatilla, y que ésta sea examinada por un experto independiente designado por World Athletics.

A partir de ahí, las zapatillas aprobadas se pondrán a disposición de un grupo de trabajo que elaborará un plan, incluyendo plazos, criterios para los deportistas élite, número de pares de zapatos necesarios y método de distribución.

Además, todos los deportistas elite que no utilicen la marca propietaria del prototipo, tendrá que disponer de la información sobre el modelo, de cara a poder saber cómo va a influir en competición, y para poder utilizarlas también si así lo considerase.

Esto, tal como busca la World Athletics, eliminaría las posibles diferencias que pueda suponer el uso del material.

Fuente

X