Mikel Landa: “El puto Yates es un idiota y va como un loco”

Mikel Landa, ciclista de Movistar Team, ha sido víctima de un accidente a unos seis kilómetros de la línea de meta cuando se disputaba la cuarta etapa del Giro de Italia. El ciclista español se salvó de la caída en grupo que afectó a Tom Dumoulin, pero segundos después, se fue al suelo en una rotonda. Yates rompió la bici a Mikel Landa, y tuvo que utilizar la de su compañero de equipo, Lluís Mas, de ahí sus declaraciones: «El puto Yates, que es un idiota y va como un loco. Me tiró en una rotonda».

Landa llegó a la meta a 44 segundos y bastante enfadado y después de celebrar la victoria de su compañero de equipo Richard Carapaz, siguió discutiendo sobre la caída que le relegaba al puesto 22 de la Clasificación General a un minuto y 49 segundos del líder de la general Primoz Roglic (Jumbo-Visma). El ciclista nacido en Murguía llegaba con el culotte roto y con heridas en la cadera y en el brazo izquierdo. «No creo que sea nada serio, el problema es el tiempo que he perdido», decía Landa. «Ahora estoy a casi dos minutos de Roglic.» A pesar de ello, Landa celebró la victoria de su compañero de equipo: «Al menos una alegría en un mal día».

«Es una mierda cuando pasan cosas que no dependen de ti. En la contrarreloj me costó, pero hoy he acabado en el suelo por culpa de otra persona. No es el comienzo que deseaba. De hecho, las sensaciones son bastante malas con esta desventaja en contra», comentó.

El ecuatoriano se mostró feliz y emocionado por su segunda victoria de etapa en el Giro, tras conseguir otra en 2018. Su objetivo en el día de hoy era cuidar de Mikel Landa y llegar con los más fuertes en un día que se presentaba largo y con muchos repechos, terreno propicio para ambos ciclistas del Movistar Team.

«Lamentablemente esa caída por delante ha partido el pelotón, entre ellos Mikel y varios compañeros que se han visto también involucrados. El equipo me transmitió que tratara de llegar delante y lo intentara», añadió.

Carapaz resistió entre los apenas 13 ciclistas que comenzaron el último repecho con opciones, y ante el desgaste de los lanzadores de los sprinters, esperó a los últimos 500 metros para buscar su oportunidad, lanzar un brutal ataque ‘marca de la casa’ y resistir ante el empuje de hombres más rápidos como Ulissi (UAD, 3º) y un Caleb Ewan (LTS) que apretó las tuercasal carchense hasta la misma línea de meta. Un triunfo, el segundo de su carrera en el Giro y el sexto de su trayectoria profesional, para recuperar la alegría y mantener alta la moral de un Movistar Team que aspira a grandes éxitos, como el de hoy, en este Giro 2019.

Fuente

X