Mo Farah se enfrenta a Gebrselassie en la previa al Maratón de Londres

Es una pena que ante una gran cita histórica como es el Maratón de Londres que se disputa mañana, tengamos que asistir a una pelea delante de los micrófonos entre dos grandes genios del atletismo. Y esto es lo que ha sucedido en la pasada rueda de prensa que se celebró el miércoles pasado. En ella, Mo Farah mostró lo poco centrado que está en la gran cita que tiene este domingo en Londres al hacer público, fuera de lugar, que el pasado 23 de marzo fue víctima de un robo en el hotel Yaya Village durante tres meses de preparación que había llevado a cabo en Etiopía.

Curiosamente el hotel Yaya Village se encuentra en Adis Abeba y es propiedad del doble campeón olímpico de 10.000 metros, Haile Gebrselassie. Mo Farah aseguró que le robaron unos 3.000 euros en diferentes divisas: «Alguien cogió la llave de recepción, entró en mi habitación, se llevó el dinero, el reloj que me regaló mi mujer y dos teléfonos», aseguraba el corredor británico de 36 años.

Y ahora es donde viene la salida de tiesto de Sir Mo Farah, porque no solo se dedicó a denunciar públicamente el hecho en un momento que no tenía mucho sentido, sino que añadió que «lo peor de todo es que Gebrselassie, que es el dueño del hotel, no hizo nada por ayudarme. Ni respondió a mis mensajes. Y solo quiero que asuma la responsabilidad del robo”.

A través de un comunicado, Haile Gebreselassie respondió al cuatro veces campeón olímpico (dos veces en 5.000 metros y dos veces en 10.000) reprochándole un comportamiento «vergonzoso» durante su estancia en Etiopía. Gebreselassie considera que estos mensajes parecen un intento de chantaje y que también había recibido varias quejas sobre el comportamiento del británico y de su equipo. Estas son las palabras que le dedicaba un Mo Farah, que no acaba de estar muy fino en sus últimas apariciones ante la prensa, al veterano corredor de 46 años: «Querido Haile, quiero informarte de que estoy muy decepcionado de que no hayas hecho ningún esfuerzo para encontrar mi dinero ni, especialmente, el reloj. Tienes que saber que no soy responsable de lo que diga en la conferencia de prensa de Londres ni de cómo pueda influir en tu personalidad o en tus negocios. Saludos de un amigo muy decepcionado. Sir Mo’”.

En una entrevista concedida este jueves al periódico ‘The Guardian‘, Gebreselassie contó cómo muchos testigos presenciaron un altercado entre Farah y una pareja de atletas -marido y mujer- en el gimnasio del hotel.De acuerdo con el etíope, el británico acusó al marido de seguirle, antes de darle patadas y puñetazos. «Hubo muchos testigos. No puede negarlo porque había suficiente gente dentro del gimnasio que vio la acción», dijo Gebreselassie. «Estaba casi en prisión preventiva pero hablé con la policía y les dije: ‘Es Mo Farah, un gran atleta, es un nombre internacional’», contó el etíope.

«Se marchó de Etiopía sin ningún interrogatorio de la policía. Y, al final, se disculpó por el altercado. ‘De acuerdo, no hay problema, estaba muy enfadado, bla, bla, bla’. Siempre he cuidado de él de diferentes maneras. Pero nos ha tratado mal», añadió Gebreselassie, que acusa también al británico de no haber abonado la factura completa de su estancia.

Por su parte, Gebreselassie niega el hecho de que la historia del robo haya sido tomada a la ligera, asegurando que cinco empleados del hotel estuvieron detenidos durante tres semanas. «La policía hace su trabajo minuciosamente, pero no ha encontrado nada en el caso del robo», dijo en un comunicado.

Parece que Farah ha contratado un abogado etíope para pedir una compensación por el robo. «Nosotros tenemos nuestro propio abogado. Ahora empezará el combate y ya veremos. Uno de nosotros será el ganador», advirtió este jueves el campeón olímpico, Haile Gebrselassie.

La versión de Mo Farah

Farah no ha hablado directamente sobre el supuesto ataque al gimnasio. Sin embargo, su entrenador, Gary Lough, que fue testigo de la pelea, insiste en que el relato de Gebrselassie es parcial e injusto. Según él, Farah estaba actuando en defensa propia después de que un atleta etíope intentó amenazar al compañero de entrenamiento de Farah, Bashir Abdi, y la esposa del atleta se le acercó con las pesas en la mano. Se produjo una pelea entonces, en la que Farah golpeó accidentalmente a la mujer del atleta etíope a la altura del brazo.

Dos hombres y dos campeones olímpicos separados por diez años de edad (46 años el etíope, 36 el británico), que no se han enfrentado casi nunca en carrera, pero que ahora lo hacen ante los medios. Farah correrá el Maratón de Londres el domingo, donde se enfrentará a Eliud Kipchoge, el mejor corredor de maratón de la historia.  Las peleas, por favor, en competición.

Fuente

X