Nan Oliveras, 28’37” en un 10K. ¿Por qué hay algunos triatletas que han vuelto tan fuertes?

Decía hace unos días Carlos Prieto que Javi Gómez Noya estaba para competir en tres semanas.

Según sus palabras, su discípulo había salido del confinamiento al 70%, ahora se encontraba en el 85%, y únicamente le quedaba recuperar los ritmos de natación para poder rendir en una prueba con posibilidades de victoria.

A lo largo de las últimas semanas hemos visto declaraciones de PROs en relación a sus pretensiones con respecto a estos más de tres meses que hemos vivido en estado de alarma: mantener la forma.

Pero sin embargo, una vez que están entrenando con asiduidad, se está demostrando que la mayoría de ellos han salido fortalecidos en, al menos, una de las disciplinas. ¿Por qué? ¿A qué se debe?

Richard Murray y Henri Schoeman, en ritmos de récord en carrera a pie

Esta pasada semana nos hacíamos eco del tiempo que marcaba Richard Murray en un 3K: 7’58”. El sudafricano era capaz de bajar de 2’40” al kilómetro y lograr su mejor marca personal en la distancia.

Su compatriota, que también se ha centrado en la carrera a pie, escribía ayer en Instagram: “Me puse un objetivo durante el confinamiento y poco a poco lo he alcanzando: llegar a mi mejor forma en la carrera a pie“.

Schoeman, posiblemente el mejor nadador de la actualidad junto a Richard Varga, se ha centrado estos meses en pulir detalles en su disciplina más débil. En esta línea han ido otros tantos deportistas, que han aprovechado para, desde la tranquilidad de saber que no hay competiciones en el corto plazo, centrars en pulir detalles.

Fernando Alarza, por ejemplo, ha puesto el foco en la bicicleta. “He hecho tests que han dado mejores datos que los que tenía antes del confinamiento“, nos decía hace unas semanas, cuando rodábamos con él en BKool.

Nan Oliveras, a 2’52” el kilómetro

Uno de los casos que más destaca es el de Nan Oliveras. El catalán, que dio el salto a la media distancia el año pasado, ha salido del confinamiento mucho más fuerte en la carrera a pie, y con un fondo aeróbico ciclista más contundente.

En Instagram, donde es muy activo, contaba la receta recientemente: volumen. El compañero de entrenamientos de Jan Frodeno ha alcanzado recientemente las treinta horas semanales, distribuidas en 20 kilómetros de natación, 500 de ciclismo y 101 de carrera a pie.

En este sentido, hace unos días comentábamos sus salidas en bicicleta, que en algún caso superaban los 300 kilómetros, y hoy tenemos que destacar su sesión de carrera a pie de ayer: un 10K en 28’37”, lo que supone un ritmo de 2’52” el kilómetro.

Foto: Strava

Probando las nuevas New Balance con placa de carbono“, escribía en su publicación de Strava, en la que podemos ver todos los datos de la sesión. Se refiere Nan a las FuelCell TC, estrenadas por la marca hace unas semanas, y que son la propuesta para competir con las Vaporfly, las ASICS Metaracer o las Hoka Carbon X.

No sabemos cuánto habrá ganado con el uso de ellas, pero está claro que el olotense ha salido de los tres meses de estado de alarma con muchas ganas de competir.

Pese a que aún no tiene calendario marcado, como nos decía hace unos días, todo apunta a que cuando lo haga lo hará con la tranquilidad de saber que puede ser incluso más competitivo que en la pasada temporada.

Fuente

X