El pequeño incidente de la San Silvestre de Buenos Aíres que sienta un gran precedente 

“La última del año”, la San Silvestre de Buenos Aires tuvo finalizando el 2015 un pequeño incidente que ha abierto una “grieta” -en palabras del diario La Nación-, en el Running alrededor de la Argentina. 

Triste fue el episodio que sucedió durante la maratón, el incidente de la San Silvestre de Buenos Aíres, que presenciamos gracias al vídeo del juez de atletismo Dante Mártiri, el cual ha sentado un gran precedente para el deporte organizado en Argentina y en toda la región, pues obliga a replantear la práctica de correr en grandes maratones organizadas, entendiendo que el running es un deporte libre, que posibilita a sus atletas a practicarlo en calles y parques de cualquier ciudad del mundo.

Cuando alguien se inscribe a una maratón o a cualquier carrera organizada entiende le hecho de que paga por una especie de exclusividad y de alcance, además de estar dentro de las normas para la convivencia en la misma, no obstante los corredores sin dorsal, por ejemplo, suelen ser dolores de cabeza para los organizadores de este tipo de eventos, pues como sucedió en la San Silvestre porteña, el cupo para 5000 corredores (que estaba a full) daba estándares para que el Staff y los empresarios dispusieran sus dispositivos de seguridad, zonas y material para los corredores.

Correr sin dorsal es una práctica muy mal intencionada y muy mal vista, pues hay gente que paga y se toma una gran cantidad de tiempo en temas como el registro y recoger su kit, además de estar en la obvia circunstancia de cumplir las normas, pues la grieta que se abre, después de ver lo que pasó en la San Silvestre edición Nº 6, es que la sociedad se esta permeando de una falta de cultura, que trasciende a cualquier actividad de la comunidad, antes se veía en el fútbol o en asuntos políticos, lo triste es que un deporte tan especial como el running también se mancha por la falta de cultura y de respeto.

El incidente

Oscar Cortínez, es ocho veces campeón argentino de maratón y fue representante de Argentina en los olímpicos de Sidney, aparentemente estaba corriendo sin dorsal en la San Silvestre, hecho que llamó la atención de la seguridad de la carrera quienes reclamaron al atleta y todo terminó en una pelea con puñetazos y muchas malas palabras al aíre, todo un hecho de intolerancia que fue protagonista sobre el final de maratón.

Cortínez estaba efectivamente inscripto en la carrera, su error era no tener el dorsal en un lugar visible como es debido y el hecho de intolerancia finalizó con un estruendoso forcejeo que tampoco era debido por parte de la seguridad de la carrera a cargo de Sporsfacilities, quienes publicaron el siguiente comunicado en su web de Facebook.

X