Roba 3.000 euros a su novia para comprarse una bici y es condenado a dos años

El lema de Planeta Triatlón reza «más pasión por el triatlón sería ilegal», pero de ahí a escuchar noticias como la que ha publicado Diario de León, va mucho. Y es que a un hombre le han rebajado a dos años la pena de tres años y medio que le impuso el Juzgado de lo Penal de Ponferrada por el robo con fuerza de 3.000 euros a su novia en el domicilio de ésta en Ponferrada, con el agravante de abuso de confianza. Aunque considera probados los hechos, el tribunal ha tenido en cuenta que el proceso se ha dilatado durante cuatro años siendo una causa de «escasa complejidad».

Los hechos ocurridos en 2014

Los hechos se remontan a julio de 2014. La mujer y el acusado eran pareja. La mujer, al volver del trabajo, vio que la puerta de su casa estaba forzada y su habitación revuelta, y que había desparecido un sobre con dinero que guardaba para pagar a un carpintero que iba a hacer un trabajo en su casa esa misma tarde. La coartada de él era haber estado esa misma mañana acompañando a su padre en el Hospital del Bierzo.

Al conocer el robo, la mujer lo primero que le chocó es que su novio estuviera tan tranquilo y que le pidiera que no denunciara los hechos ante la Policía, a lo que se sumó el hecho de que al día siguiente comprase una bicicleta de alta gama con parte del dinero, cuando tenía varias deudas de negocios anteriores.

Durante el juicio, una vecina aseguró haber visto al acusado en la calle a media mañana ese mismo día, contradiciendo así su coartada de haber estado en el hospital con su padre. También se consideró el testimonio del carpintero, al que le había llamado la atención que el acusado le dijera a la víctima «que era solo dinero y que no se preocupara.»

La sentencia

A la vista de las declaraciones, la Audiencia entiende en la sentencia que «estamos pues en presencia de indicios que, quizás tomados separadamente, no nos sirvieran para probar los hechos pero, tomados conjuntamente, sí dan lugar a un discurso razonable que demuestra la activa participación del acusado en los mismos.»

Así valora como «altamente sospechoso que, el día de los hechos, al llegar con su novia al edificio donde está situada la vivienda, se diese cuenta de que la puerta del patio se encontraba forzada cuando estaba a diez metros de distancia. También que fuera tan «cauteloso» a la hora de presentar denuncia o que dijera que la bicicleta la había pagado con la tarjeta de crédito, cuando en realidad la pagó al contado.

Siempre nos quedaremos con la duda de saber qué marca y modelo de bici han sido objeto de un delito cuya condena asciende a dos años.

Fuente

X