Una ciclista de 80 años, suspendida por dopaje

La trampa no entiende de edades ni nacionalidades. Esta vez la protagonista de esta noticia es una ciclista estadounidense de 80 años llamada Barbara Gicquel, que tenía en su poder el récord mundial de los 500 metros contrarreloj conseguido el año pasado cuando todavía estaba en el grupo de edad de 75 a 59 años.

La Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) sometió a Barbara Gicquel a un control de dopaje el 29 de agosto de 2019 en el que dio positivo. Así pues, ha sido suspendida durante un año además de desposeída del récord mundial.

Un anabolizante prohibido y no justificado

El análisis de la muestra reveló la presencia de metabolitos de methyltestosterona, un producto anabolizante prohibido.

La veterana ciclista alegó que estaba tomando un medicamento que contenía dicha sustancia desde marzo de 2005 y solicitó una exención terapéutica retroactiva, pero la USADA no la aceptó y resolvió anular todos sus resultados desde el 29 de agosto de 2015, la fecha en la que Barbara supo que la medicación contenía una sustancia prohibida”, precisa la agencia.

La solicitud de exención fue denegada -explica la USADA en un comunicado- “porque la documentación aportada no demuestra una condición médica que exigiera el uso de methyltestosterona” y apunta que su uso “perseguía un beneficio atlético adicional más allá de la recuperación de su salud”.

Con la sanción, la ciclista pierde también los títulos nacionales de persecución individual, esprint y contrarreloj.

Fuente

X