Una triatleta californiana completa dos IRONMAN en un fin de semana

No fue muy difícil convencer a Jess Zaiss para que hiciera dos distancias IRONMAN en un mismo fin de semana. En abril, cuando la triatleta californiana de 31 años estaba entrenando para IRONMAN Texas, sus compañeros de entrenamiento de Los Ángeles se habían inscrito en varias pruebas consecutivas en otoño para prepararse para un Ultraman, una prueba de tres días de duración que incluye natación de 10K, ciclismo de 421 kilómetros y una carrera a pie con un doble maratón (84 K) que se llevará a cabo en Florida el próximo febrero.

«Al principio, hacer dos IRONMAN consecutivos parecía una locura, pero después de pensarlo, sonó divertido. Una distancia Ironman ya no me asusta. Pero esto me asustó».

Finalmente, Zaiss logró lo que se había propuesto y terminó las dos largas distancias el mes pasado. Completó el IRONMAN Maryland en Cambridge el sábado 28 de septiembre, y el IRONMAN de Chattanooga en Tennessee, el domingo 29 de septiembre.

Según los organizadores Jess Zaiss es la primera mujer en completar dos IRONMAN completos en dos días consecutivos. Para Zaiss, que ha completado ya tres IROMAN en el pasado y está entrenando para el Ultraman el próximo mes de febrero, la parte más difícil no fue la carrera en sí, sino averiguar cómo llegar a tiempo a ambas líneas de salida.

«Básicamente, tuvimos que planear hasta el último detalle con anticipación para poder llegar y correr en Tennessee», dijo Zaiss.

El jueves anterior al fin de semana de la carrera, Zaiss y tres de sus compañeros de equipo masculinos que también estaban intentando conseguir su objetivo de doble IRONMAN, volaron a Chattanooga para registrarse en la carrera y entregar sus bolsas con el material (incluyendo toallas y avituallamiento para la carrera) a dos amigos, quienes les dejaron todo el material preparado para la transición el domingo. Los triatletas luego cogieron sus bicicletas, equipo de natación y resto de equipación y salieron para Maryland en dos camionetas y condujeron 10 horas y media hasta Cambridge, donde hicieron el registro en la carrera el viernes por la noche.

«El sábado, estábamos corriendo contra el reloj, porque teníamos que salir en coche hacia Tennessee a las 8:30 p.m. para llegar a la natación que empezaba a las 7:30 a.m. de la mañana siguiente», dijo Zaiss. «Terminé la carrera a las 8 p.m., me subí a la camioneta y pasamos la noche en coche.»

Zaiss dijo que la primera carrera, que terminó en 13:05:00, fue más dura de lo que esperaba, ya que fue un día muy húmedo y el recorrido en bicicleta fue complicado. «Tener Chattanooga en la cabeza al día siguiente también lo hacía mentalmente difícil», dijo.

«Una vez que llegamos a Chattanooga, me sentí muy aliviada. Vi a un amigo en la línea de salida y me puse a llorar. Ahí fue cuando me di cuenta de lo agotada que estaba. Tenía miedo de hacer otro IRONMAN. Es la única vez que una carrera me ha intimidado».

Aunque incluso la idea de terminar la etapa de natación parecía abrumadora en principio, Zaiss superó cada parte del agua dividiéndola en trozos. «Me dije a mí misma que sólo tenía que nadar hasta una boya, y una vez que la alcanzaba, nadaba hasta la siguiente».

Zaiss lo pasó especialmente mal durante la carrera a pie, con un día de muchísimo calor, a punto de desmayarse del agotamiento. Gracias a una buena estrategia de hidratación y avituallamiento pudo terminar los últimos kilómetros de la maratón andando, ya que los cuádriceps le dolían demasiado como para poder correr en las bajadas. «Me sentí aliviada una vez que terminé. Todo lo que estaba pensando es que finalmente puedo parar, sentarme y beber agua», dijo Zaiss, quien cruzó la línea en 15:05:40.

La magnitud de su logro no se hizo realidad hasta la semana siguiente, cuando regresó a Los Ángeles. Sorprendentemente, sus músculos no estaban más doloridos de lo que normalmente están después de un IRONMAN, pero podía darse cuenta del déficit de calorías en el que se encontraba su cuerpo debido a la cantidad de comida basura que comió.

Zaiss todavía se está recuperando de la carrera -dijo que aún no ha corrido desde que terminó Chattanooga- pero está entusiasmada con el Ultraman el año que viene.

«Creo que será más fácil, porque al fin y al cabo son de tres días y solo tengo que ir a un sitio».

Fuente

X