Atletas Argentinos en Londres 2012 – Felicitaciones!!!!

Germán Lauro
Lauro ha conseguido ubicarse entre los seis mejores del mundo en su especialidad atlética. Algo que pocos argentinos habían logrado antes en el desafío supremo de nuestro deporte: los Juegos Olímpicos.
Algunos datos estadísticos e históricos indican la dimensión de esta hazaña:

EL SEGUNDO SUDAMERICANO
Anteriormente, sólo el chileno Gert Weil se había ubicado en el top 6 de la final de lanzamiento de bala en los Juegos. Ocurrió en Seúl 88, cuando Weil terminó justamente sexto con 20,38 m., una demostración de su jerarquía internacional en aquel momento.
Ahora Lauro se convierte en el segundo “balista” sudamericano en llegar tan alto.

LOS VENCIDOS
Ya hemos mencionado a los colosos, que hoy pelearon por las medallas. Ahora nos referimos a otros nombres ilustres que se quedaron detrás de Lauro y que jerarquizan su performance. Nombres como Marco Forte, Borja Vivas o Miknevich ni siquiera pudieron estar en la final. Y en ella, entre los que se quedó detrás del argentino un favorito como el estadounidense Ryand Whitling, acreditado con 22m. desde que ganara el Mundial Indoor en Estambul, en marzo pasado (además fue 7° en el Mundial outdoor de Daegu 2011).

LOS RECORDS
Dada la presión y los pocos intentos, rara vez los lanzadores consiguen su mejor registro personal en una cita como los Juegos Olímpicos o el Campeonato Mundial. Lauro dejó atrás ese “convencionalismo” y arrasó con su propio récord argentino, que era de 20.43 m y había logrado en dos oportunidades. Primero consiguió 20.75m en la fase clasificatoria de la mañana y luego, ya en la prueba decisiva, 20.82 y 20.85.
El hombre de Trenque Lauquen ya totaliza una decena de récords ancionales en su campaña, desde que se apoderara la marca hace seis años. Allí había terminado con el largo reinado del recordado Juan Turri (18.73m en 1975).
Durante su campaña, Lauro ya superó en 14 torneos al aire libre la “frontera” de los 20 metros -que antes se tornaba inaccesible- y en otras dos oportunidades, lo hizo en pista cubierta.

EN LA HISTORIA OLIMPICA
Al tope de nuestros recuerdos están los maratonistas que consiguieron el oro olímpico para la Argentina: Juan Carlos Zabala (1932) y Delfo Cabrera (1948). Enseguida, los medallistas de plata: el también maratonista Reinaldo Gorno (1952), Noemí Simonetto (1948) en salto en largo y el precursor, Luis Brunetto (1924) por salto triple.
Pero otros que se ubicaron muy cerca fueron:
– 4° puesto para la posta 4×100 en 1936 (Lavenás, Sande, Hofmeister y Beswick), el vallista Alberto Triulzi en los 110m (1948) y Enrique Kistenmacher en el decathlon (este mismo año).
– 5° lugar para el sprinter Carlos Bianchi Luti en los 200 metros (1932) y para el maratonista Eusebio Guíñez (1948).
– Y 6° para: Federico Kleger en martillo (1932), Juan Carlos Zabala en 10 mil metros (1936), Gerardo Bonnhoff en los 200 llanos (1952), Delfo Cabrera en maratón (1952) e Isabel Avellán en lanzamiento del disco (1956).
Es decir, hace más de medio siglo que ningún argentino llegaba tan alto como Lauro en el atletismo olímpico.

Miguel Angel Bárzola

Como marca la tradición, el maratón masculino representó el telón para las competencias atléticas de los Juegos Olímpicos en Londres. Un circuito con largada y llegada en The Mall, junto al radio céntrico de la capital británica, representó dificultades -por sus curvas y el clima que se hizo sentir al mediodía- para los 105 participantes en esta prueba, en la que el argentino Miguel Angel Bárzola tuvo una buena actuación: 35° con 2 horas, 17 minutos y 54 segundos.
Bárzola, ex subcampeón sudamericano de los 10 mil metros llanos en Lima 2009 y cuyo debut como maratonista se concretó en abril del 2011 con las 2h15m00s en Rotterdam, fue escalando posiciones en esta prueba, que tuvo como sorpresivo campeón al ugandés Stephen Kiprotich (2h08m01s).
Kiprotich consiguió quebrar a la altura de la milla 23 a los favoritos keniatas: el campeón mundial Abel Kirui (medalla de plata ahora con 2h08m27s) y Wilson Kipsang (2h09m37s para el bronce). El estadounidense Mebrahtom Keflexighi quedó cuarto con 2h11m06s, desbordando en los tramos finales al gran fondista brasileño Marilson Gomes dos Santos, quinto con 2h11m10s. Los brasileños ubicaron a tres de los 13 primeros, ya que Paulo Roberto de Almeida Paula fue 8° con 2h12m17s y Franck Caldeira de Almeida, animador de la prueba en los primeros 10k, terminó 13° con 2h13m35s.
Bárzola salió con un ritmo a la altura de sus antecedentes (47m14s para los 15 km, 1h06m56s para el medio maratón y 1h19m27s). Aunque le costó mantenerlo después del kilómetro 30 -por las dificultades del circuito y el calor que se hacía sentir- a otros les costó aún más. Y así fue escalando posiciones. Si había atravesado en el 65° puesto a la altura del km. 15, ya en los 30 se encontraba entre los 50 primeros. Y pudo mantenerse para terminar en una buena colocación.
“Creo que salí muy rápido, tal vez debí cuidarme un poco más”, comentó. Sin embargo, estaba muy feliz al concluir esta inolvidable experiencia olímpica.
El maratón es la prueba en la que la Argentina cosechó sus mayores halagos atléticos en el olimpismo, pero en un pasado ya lejano (los oros de Zabala y Cabrera, la plata de Gorno). Pero Roma-1960 marcó un punto de inflexión en la historia del maratón a nivel mundial, por la irrupción africana con Abebe Bikila, que se extiende hasta nuestros días. En aquella oportunidad Osvaldo Suárez terminó noveno con récord sudamericano de 2h.21m26s.
Desde entonces, los maratonistas argentinos quedaron alejados de las posiciones relevantes. Este es el detalle de sus participaciones:
– Tokio 1964, Osvaldo Suárez abandonó
– Munich 1972, FernandoMoina 53° con 2h38m19s, Ramón Cabrera 55° con 2,42,38, Nazario Araujo abandonó.
– Los Angeles 1984, Rubén Aguiar 59° con 2,31,18
– Atlanta 1996, Antonio Silio abandonó
– Sidney 2000, Herman Oscar Cortinez 58° con 2,25,01.
Por lo tanto, esta actuación de Bárzola -surgido en Bragado y actualmente residente en España- representa la mejor producción argentina en esta clásica distancia en más de medio siglo.

María de los Angeles Peralta

La marplatense María de los Angeles Peralta se dio el gusto de completar el maratón femenino de los Juegos Olímpicos que, con un excelente nivel y ritmo, pese al clima húmedo después de la tormenta, se disputó este domingo sobre el mediodía londinense.
Peralta, quien venía de un ciclo de entrenamientos en Kenia, ocupó el 82° puesto con 2h.40m.50s, dentro de su nivel. Después de un comienzo cauteloso, corrió siempre dentro (o mejor) que sus parciales de Rotterdam, pasando la mitad de la prueba en 1h18m33s, los 25 km en 1h32m59s y los 30 km en 1h51m57s. Decayó un poco después, pero mantuvo la decisión hasta llegar. “Estoy inmensamente feliz. En los últimos tramos sentí una puntada, pero me dije que de ninguna manera iba a abandonar. Esta es una experiencia inolvidable y quería disfrutarla”, comentó.
La prueba fue ganada por la etíope Tiki Gelana con 2h23m07s, nuevo récord olímpico, con una ajustada diferencia sobre la keniata Priscah Jeptoo (2h23m12s). El bronce fue para la rusa Tatyana Petrova con 2h23m29s, superando a la favorita, la kenyata Mary Keitany (2h23m56s).
La peruana Inés Melchor tuvo una gran actuación, ya que se mantuvo entre las punteras hasta promediar la prueba. Y terminó 25a. con 2h28m54s, nuevo récord sudamericano.
La competencia se largó en The Mall y atravesó varios de los puntos emblemáticos de Londres como el Parlamento, Trafalgar Square y St. Paul Cathedral.
Peralta es la tercera atleta argentina que participa en el maratón femenino de los Juegos, que ingresó al programa olímpico en Los Angeles 1984. En 1996, Griselda González terminó 19a. con 2h35m12s y ocho años más tarde, en Atenas, Sandra Torres Alvarez fue 55a. con 2h54m48s. Peralta había debuta sobre esta distancia con un triunfo en Rosario 2011 y luego tuvo buenas actuaciones en los maratones internacionales de Chicago 2011 y Rotterdam 2012; este le dio la clasificación para los Juegos.

Jennifer Dahlgren

En su tercera participación olímpica, Dahlgren estuvo muy lejos de su nivel. Sus tiros fueron flojos y quedó nulos en los tres intentos clsaificatorios. “Tengo que encontrar la forma por lo que me pasó hoy”, dijo, desconsolada. “Lo que se vio no muestra nada de todo lo que me parparé para llegar acá. Es un momento durísimo para un atleta. Me voy horriblemente decepcionada”, expresó la recordwoman sudamericana de lanzamiento del martillo, quien el año pasado había producido su mejor performance en la alta competencia, cuando llegó a la final del Mundial de Daegu y terminó en el décimo puesto. Jenny ya había competido en los Juegos de Atnas 2004 (59.52 en la qually) y Beijing 2008 (66.35).
La polaca Anita Wlodarczyk, ex campeona y recordista del mundo, fue la más eficaz en la clasificación de hoy con sus 75.68m.

 

Javier Carriqueo

Javier Carriqueo, con 13m57s07 en su serie de los 5.000 metros y en su segunda intervención olímpica, tampoco estuvo en su mejor nivel. “Nunca pude entrar en el ritmo de carrera”, comentó el mediofondista neuquino.

 

 

 

Braian Toledo

Para Braian Toledo se trataba de una experiencia distinta: por primera vez se encontraba junto a los colosos del lanzamiento de jabalina a nivel mundial. Arrancó con un disparo de 76.87 metros, siguió con un nulo y cerró con 73.30. Ocupó el 14° puesto entre los 22 participantes del grupo B y el 30° en la general, entre 42.

Juan Manuel Cano

Juan Manuel Cano en la marcha de 20 kilómetros ocupó el 22° puesto con una hora, 22 minutos y 10 segundos, pulverizando así su propio récord nacional (1h25m24s del pasado 14 de octubre en Rio Maior, Portugal). Para el marchista, nacido en Tucumán y residente en Termas de Río Hondo, a quien entrena Diego Calvo, fue la mejor actuación en la alta competencia, ya que había ocupado el 40° puesto en los Juegos anteriores, en Beijing, mientras que terminó en esa misma posición en el Mundial 2009 y 36° en el Mundial 2011 de Daegu.
Los mejores marchistas de la actualidad se dieron cita en esta prueba, donde los chinos terminaron con el reinado de Rusia. Cano es el tercer atleta argentino que participa en pruebas olímpicas de marcha, donde anteriormente lo hicieron Guillermo Weller (descalificado en 1960) y Adalberto Scorza 28° en Munich 72) pero sobre la distancia de 50 km.
Cano pasó esta vez los 10 km. en un ritmo fuerte, de 40m35s (mejorando también allí su plusmarca nacional de 41m47s). Y pudo mantener ese ritmo, dentro de su nivel, para terminar en posiciones intermedias y con una clara superación personal, de más de tres minutos, una enormidad en el ambiente de la marcha.
El oro fue para el chino Ding Chen con 1h18m46s, nuevo récord de los Juegos, dejando atrás el que poseía el legendario polaco Robert Korzenowski. Los chinos coparon tres de los cuatro primeros lugares y entre ellos sólo se interpuso el campeón panamericano Erick Barrondo, de Guatemala, con 1h18m57s para el segundo puesto: es la primera medalla de un deportista guatemalteco en la historia de los Juegos Olímpicos. El bronce fue para Zhen Wang con 1h19m25s, delante de su compatriota Zelin Cai con 1h19m44s. Wang aparecía como favorito, tras imponer en esta temporada el récord asiático con 1h17m36s y ganar la Copa del Mundo en Saransk. Pero su compatriota Ding Chen (antecedente de 1h17m40s y noveno en Saransk), con sus 20 años, fue el más fuerte en esta definición. Y a pesar de los grandes resultados de los chinos en las últimas temporadas, hasta convertirse en una potencia de la especialidad, todavía les faltaban medallas olímpicas… las consiguieron hoy.
La prueba, a la vez, fue una debacle para los favoritos rusos. Valeriy Borchin, el hombre que dominó los 20km en los últimos años (campeón olímpico en Beijing, campeón mundial 2009 y 2011) tuvo que abandonar, al borde del desvanecimiento, tras acompañar el paso de los líderes. Y el recordman mundial Vladimir Kanaykin (1h17m16s) fue descalificado en el kilómetro 16.
Fue sobre el 18 donde se produjeron los pasajes más dramáticos. Chen, quien este domingo cumplirá 20 años consiguió despegarse del pack puntero para convertirse en el más joven campeón del historial de la prueba. Y Borchin decayó totalmente; fue llevado en ambulancia…
Cano, además, terminó segundo entre los sudamericanos, detrás del juvenil colombiano Eider Arévalo (20° con 1h22m00s). Algo muy valioso, ya que la marcha es una de las pruebas tradicionales en nuestros países. Otro de los colombianos -el medallista mundial Luis Fernando López- fue descalificado, tras compartir también el paso de los líderes con 40m08s en el “ecuador” de la competición.
La prueba tuvo como punto de partida y llegada The Mall, atravesando algunos de los sitios turísticos más relevantes de la capital británica como el Palacio de Buckingham y el Victoria Memorial.
Entrevistado por ESPN, Cano dijo que “me siento super feliz con este resultado y con mis padres, que vinieron a verme. En el kilómetro 14, los jueces me colocaron tarjeta y desde allí mi única preocupación fue terminar bien. Debo seguir trabajando pero este resultado me alienta para Río 2016”

 

Fuente: Confederación Argentina de atletismo. (CADA)

X