Cómo consiguió Michael Wardian correr 420 kms durante 63 horas sin parar

El pasado martes, Michael Wardian se hacía con el título, después de casi 63 horas y 420 kilómetros, de la Quarantine Backyard Ultra, una prueba creada por la maquiavélica cabeza de “Lazarus Lake” Cantrell, autor de la mítica Barkley Marathons. Una vez terminada y asimilada esta nueva apta solo para estrellas del ultra, Wardian ha contado a Runners World qué pasó por su cabeza durante tantas horas sin dormir.

Al parecer, solo hubo un momento durante toda la Quarantine Bakyard Ultra en la que Michael Wardian pensó en abandonar. Fue a mitad de la segunda noche, sobre las 3 de la mañana. Wardian había corrido ya 288 kilómetros alrededor de su vecindario de Arlington (Virginia) y llevaba 44 horas sin dormir.

Después de empezar la vuelta número 44 a un ritmo muy lento, empezó a dirigirse hacia lo que había denominado su campamento base, una carpa con toldo que había situado fuera de su casa. Su mujer, Jennifer, que le estuvo siguiendo durante toda la carrera, le preguntó si estaba sufriendo. Wardian le contestó: “No. No quiero volver a hacer esto”, a lo que ella respondió: “Esa no es una buena excusa. Es todo lo que necesitaba oír”.

Renovado tras esta conversación con su mujer, salió a completar la vuelta dentro del límite que tenían marcado de una hora. A partir de ahí, dejó de arrastrarse y empezó a correr más rápido.

Otras 19 horas corriendo para terminar

Todavía le faltaban a Wardian 19 horas para terminar la prueba victorioso. Él y el corredor checo Radek Brunner, lucharon en un mano durante las últimas 16 horas hasta que una polémica descalificación de Brunner en la vuelta 63 le llevó a Wardian a hacerse con la prueba. Wardian, al enterarse de la descalificación de su último contrincante, voló en su última vuelta, terminando en 31:05, su parcial más rápido de la carrera en los 6,69 kilómetros de cada vuelta.

Con estos 421,648 metros Michael Wardian ha establecido el récord personal de distancia máxima recorrida en una prueba. Anteriormente su récord estaba en 300 kilómetros en 36 horas, 36 minutos y tres segundos, una distancia que a muchos de nosotros nos parece sobrehumana.

Wardian, que no durmió ni una vez durante la carrera, tuvo que depender mucho de la cafeína y del consumo de todo lo que le pudo durante las 63 horas, que van desde geles y barritas energéticas, aguacates con sal, mantequilla de almendras, cuatro pizzas napolitanas, coca cola, sorbetes, avena, arroz blanco y agua de coco.

Aunque la victoria le supo dulce, Wardian quería superar el récord anterior de la prueba que fue establecido en 2018 por Johann Steene, corriendo un total de 455 kilómetros (68 horas). Desafortunadamente, y basándonse en las reglas de la carrera, la descalificación del corredor checo es lo que determinó cuándo se ponía fin a la carrera.

Ver esta publicación en Instagram

Hello, Jennifer again, Mike thought it’d “be interesting” for me to do a guest post but what I think he means is “easier for him” as he’s currently swamped with his other job. ⛴💻 Since the aid station during the #quarantinebackyardultra was my domain here’s a photo & timeline of it’s evolution. Saturday, 6 am — Mike creates a pile of stuff in our kitchen that will in no way whatsoever reflect what he’ll actually request over the next 3 days. Saturday, 8:45 am — he walks to the corner with a shoebox full of GUs and his 2nd phone. Saturday, 8:46 am — I chase him up the street after seeing @maggatronruns post of her aid station and we have a big laugh. Saturday, 9:05 am — I dig out a folding table & chair from the basement. Saturday, noon — friends on “the course” jokingly request we set up in front of their houses so they have something to watch that day (singular). Saturday, 6 pm — a neighbor sets up a hammock (which our kids used more than Mike) Monday, 10 am — a neighbor puts up a tent over our “situation” Monday, 5 pm — another Arlingtonian who competed in the event for 30 hours drops off a space heater (nice to meet you & thank you Olivier & Sarah!!) Monday, 6 pm — a neighbor runs an extension cord from his house providing us the most essential item of all. Monday, 6 pm to present — we laugh/cry about not thinking of the extension cord sooner. In all honesty I did not realize to what extent my help would be needed until Sat night. When Mike does these long efforts there’s no shortage of generous friends (and strangers!) who offer to help so it’s been a good 10+ years since I’ve crewed for him. This event/time in the world was different in that only Pierce, Grant & and I could hand him stuff, mix drink bottles, run back to the house to look for everything not included in the first picture, etc. It was a true core Wardian Family effort but that’s not to say we did it alone — THANK YOU to all our local peeps who walked/biked by day & night to see if *I* needed anything, sent Door Dash deliveries, chalked messages of support on the street, retrieved Slurpees in face masks & gloves, and on and on. We could not have done it without you! 🙏❤️

Una publicación compartida de Michael Wardian (@mikewardian) el

Un currículum intachable

Este nuevo récord personal supone mucho para alguien quien ya posee un currículum deportivo muy extenso. A sus 45 años, Wardian tiene varios registros importantes, como correr 10 maratones en 10 días a una media de 2h55, varios podios en campeonatos nacionales de 50K y 50 millas.

Incluso ha corrido un maratón en 2h35 en el mismo circuito en que terminó el martes la Quarantine Backyard Ultra una semana antes de la prueba. Cambiaba de dirección de vez en cuanto para mantenerse fresco.

Una vez terminada esta nueva prueba con victoria, Wardian no sabe cuál será su próxima prueba, al igual que tantos otros corredores cuyas pruebas han sido pospuestas o canceladas durante la pandemia del coronavirus. El mayor objetivo para Wardian en 2020 era una carrera a través de Estados Unidos, pero ahora mismo, como el resto de atletas mundiales, no sabe cuándo ni cómo podrá hacerla.

Fuente

X