Cómo sacarle partido al TSS

En más de una ocasión hemos hablado de cómo Training Peaks y el resto de aplicaciones de entrenamiento nos pueden ayudar con sus datos. Hoy vamos a centrarnos en una de las informaciones claves de la plataforma fundada hace un par de décadas por Joe Friel, el TSS.

¿Qué es el TSS?

El TSS o Training Stress Score es una medida que indica la carga realizada durante un entrenamiento y se calcula por medio de la potencia si cuentas con un potenciómetro. Es la forma más útil de medirlo una vez tengamos claro nuestro  umbral de potencia funcional.

Para calcularlo entran en juego tres variables: el umbral de potencia funcional,  la intensidad y duración del entrenamiento y la potencia normalizada.

¿Cómo se calcula?

Así, se calcula con esta fórmula:

[(Duración en segundos x potencia normalizada x intensidad)/ (umbral de potencia funcional x 600)] x 100.

Si no hay potenciómetro también se puede hacer el cálculo mediante el ritmo con la siguiente fórmula:

[(Duración en segundos x ritmo normalizado x intensidad)]/ (Umbral de ritmo funcional x 600).

Cómo utilizar el TSS en los entrenamientos

El TSS es muy útil para programar entrenamientos  y para planificar temporadas ya que según la progresión esta cifra irá variando y es muy útil para saber cómo usar este dato para ir variando los entrenamientos.

Así, según esta cifra podemos evaluar las competiciones en las que vamos a participar, determinar la carga de TSS semanal o programar la exigencia según la competición.

Aunque se puede usar un TSS fijo en los entrenamientos, también se puede hacer ajustes pero siempre desde el caso concreto de la respuesta física de cada deportista. Por ejemplo, si un tritleta tiene un bajo nivel de entrenamientos sería conveniente reducir el TSS.

Por el contrario, si un deportista realiza un entrenamiento con facilidad, se podría aumentar el TSS, pero siempre de manera gradual y sonstenible para que no llegue a ser contraproducente.

La tabla de Coggan

Según esta cifra podemos obtener los días que necesita un deportista para volver a los entrenamientos.  Hunter Allen y Andrew Coggan establecen una tabla en función de la cifra obtenida y los días de recuperación:

  • TSS menor de 150 (intensidad baja): un día de recuperación.
  • TSS entre 150 y 300 (intensidad media): dos días de recuperación.
  • TSS entre 300 y 400 (intensidad alta): mínimo dos días de recuperación.
  • TSS superior a 450 (intensidad muy alta): Fatiga durante varios días.

Gracias a esto, se puede conocer por anticipado el nivel de fatiga que puede experimentar del deportista y planificar los entrenamientos en función de ello. Además. Monitorizando también otros datos como el nivel de sueño como variable, se pueden hacer mejoras sustanciales en estos entrenamientos.

Fuente

X