¿el corazón de un nadador o el de un corredor? –

Todos sabemos que la actividad física fortalece el corazón y que el corazón de un atleta funciona mejor que el de una persona que no practica ningún deporte. Pero, ¿de qué forma cada deporte ayuda el corazón?

La actividad física afecta, específicamente, el ventrículo izquierdo, región del corazón responsable por recibir la sangre rica en oxígeno y bombearla hacia el resto del cuerpo. Cuando practicamos deporte, esta región es obligada a trabajar más para hacer llegar más oxígeno a los músculos.

Basicamente, el deporte fortalece el corazón, lo que significa que bombea más sangre a cada contracción; en otras palabras, disminuye la frecuencia cardíaca (el número de latidos por minuto).

Nadador vs Corredor

Un estudio hecho en 2018, con 16 nadadores y 16 corredores, después de 12 horas sin cualquier actividad física, muestra que el corazón de ambos ronda la frecuencia de 50 latidos por minuto, mientras el de una persona comun varia entre 60 y 100.

Los nadadores demostraron una frecuencia un poco menor que los corredores, pero nada notable. Otra diferencia es que los ventrículos izquierdos de los corredores se llenan de sangre más rápido.

Lo que en teoría implica que la sangre tiene un flujo mejor entre corredores. Pero según Jamie Burr, profesor en la Universidad de Guelph, esto no significa que el corazón de los corredores funcione mejor.

Los nadadores hacen ejercicio de forma horizontal, mientras los corredores en la vertical; o sea, el corazón de los nadadores no enfrenta la gravedad como el de los corredores.

Fuente: New York Times

Ver más

12 elementos que debés llevar a una carrera de triatlón

¿Qué ejercicios podés hacer realizar si sólo tenés 30 minutos por día?

¿Dónde correr en Buenos Aires?

 

Fuente

X