La increíble historia de amor de Luis Molina por su perra Gala

Muchos conocemos a Luis Molina, uno de los mejores maratonistas argentinos, quien representó a la Argentina en los últimos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, entre otros logros. Sin embargo, pocos sabemos lo que ocurre en la casa de estos atletas, cómo viven, qué los conmueve.

Horas atrás, el diario La Nación dio a conocer la historia de Gala, una perra que Molina, junto a su novia Nadia, rescataron de un basural en Zárate, provincia de Buenos Aires, para darle cariño en el departamento que comparten en Castelar. Además de amor, debieron darle mucha atención y cuidados veterinarios, ya que Gala, de 7 años, venía de sufrir varios castigos al estar en manos de galgueros.

El amor de Nadia y Luis por Gala

“Si hacías un movimiento rápido y cerca de ella, siempre estaba alerta, no se relajaba. Estaba muy pegada a mí, no quería pasear si yo no salía y me seguía a todos lados. Supongo que era porque la humana que la había adoptado la primera vez era mujer y porque generalmente los galgueros son hombres. Pero a los tres meses de su llegada a casa, yo tuve que viajar y desde ese momento Luis se convirtió en su favorito: ellos tienen un lazo especial”, explicó Nadia a La Nación.

Sin embargo, tiempo después, ya como parte de la rutina de Luis y Nadia, Gala vivió un momento complejo, que precisó de la invervención del maratonista y su novia para ser resuelto. Dolorida, ya no tenía la vitalidad de siempre y no conseguía ni incorporarse para saludar al maratonista cuando llegaba a casa.

La evaluaron, una, dos y hasta tres veces. El veterinario de cabecera ordenó el traslado a un centro de alta complejidad en el barrio de Belgrano. Allí le hicieron nuevos estudios, la revisó un neurólogo y confirmó que tenía una hernía de disco en la cervical que le presionaba la medúla. Al día siguiente la operaron.

Entre algodones…

“Cuando volvió a casa estaba muy dolorida. Había que girarla cada dos horas para que no se produjera una atrofia muscular y se le generaran escaras. Estuvo casi un mes sin lograr conciliar el sueño por la noche, gritaba tanto que la escuchaban desde el piso de abajo. No tenía fuerza y no podía hacer caca. Lloraba, se quejaba, y de tanto malestar a veces se cansaba, dormía dos horas y de vuelta con el llanto. Tratábamos de hacer todo por ella, de ayudarla o levantarla o incorporarla, pero igual lloraba. Era desesperante”, le explicó Molina a La Nación.

Por esos días, el corredor tenía planeado su viaje a Sevilla, para buscar su marca a los Juegos Panamericanos, que pocos días atrás consiguieron Miguel Barzola y Mariano Mastromarino. Lo tuvo que dejar de lado, ya que el valor por los estudios, medicamentos y atención a Gala le había costado aproximadamente 100 mil pesos.

“Adoptar un animal significa asumir una responsabilidad y un compromiso de por vida. No se trata solamente de poner un plato con agua y otro con comida. Gala no tiene la culpa de haber sido maltratada. Su hernia probablemente fue producto de un palazo o golpe que le dieron. ¿Cómo no vamos a dedicarnos 100% a ella? Muchos nos dicen que estamos locos, que es sólo un animal. Para nosotros es parte de nuestra familia”, sostuvo Molina.

Tras la fisioterapía y los ejercicios, Gala fue recuperando paulatinamente la movilidad, la alegría y, sobre todo, comenzó a dormir mejor de noche, fundamental en cualquier recuperación.

Volver a empezar

Hasta que consiguió dar sus primeros pasos. “Gala tenía miedo y yo también. Pero era hora de soltarla y no protegerla tanto. Ella había dado algunos pasitos pero siempre con ayuda. Sus primeros pasitos seguidos habían sido a los 60 días en la casa de su veterinario”, recuerda emocionada Nadia al diario.

“Le falta un poco de coordinación, pero esta semana ya hizo unos piques cortitos graciosos. Con el tiempo esperamos que vuelva a correr feliz. Y, si miramos para atrás, no lo podemos creer”, agrega Luisito Molina, mientras disfruta de Gala paseando suelta, libre, dos veces por semana.

Ver más

Berni Maldonado, del coma alcohólico y los 110 kilos al sueño de elite

El juvenil Manrique recibió un increíble regalo del olímpico Molina

Luis Molina volvió a ganar Uniendo Pueblos

Fuente

X