Maggie Guterl, primera mujer en ganar la Big Dog Bachyard Ultra, la prueba sin fin

Este fin de semana se celebró una nueva edición de la Big Dog Bachyard Ultra, una de esas carreras que, de hacer un listado de las más duras del mundo, estaría incluida sin duda alguna. Organizada por Gary Cantrell, el fundador de los Barkley Marathons, la prueba es muy sencilla y dolorosa a la vez: los participantes tienen sesenta minutos para completar un recorrido circular de cuatro millas -6’43 kilómetros- a lo largo de los bosques de Bell Buckle, en el estado de Tennesse. Al acabar cada hora, cualquiera que haya completado el recorrido en el tiempo establecido puede volver a salir. La carrera termina cuando solo una persona queda en el recorrido.

En este escenario, la prueba se puede alargar todo lo que los contendientes sean capaces de aguantar el recorrido, las inclemencias del tiempo y las excentricidades de Gary. Para que os hagáis una idea, en 2018 la prueba duró prácticamente tres días y algo más de 450 kilómetros.

«Es como un concurso para recibir un puñetazo en la cara«. Así definió Cantrell la prueba en una entrevista concedida a un medio norteamericano la primavera pasada. «¿Quién se levantará y querrá seguir recimiendo un puñetazo? Porque, después de un tiempo, empieza a doler«. La primera edición data de 2007, aunque el propio Cantrell reconoce que llevaba más de cuatro décadas rondándole la cabeza, incluso desde antes de fundar la icónica Barkley Marathons.

Este año, además, está de enhorabuena por ser la primera edición en la que, por fin, gana una mujer. En 2018 Courtney Dauwalter –ganadora de la Western States 100– se quedó cerca, al ser la última persona en abandonar tras 67 horas compitiendo. Quedó justo por delante de Maggie Guterl, y una vuelta por detrás de Johan Steene, a la postre ganador de la prueba.

Pero en este 2019, Maggie Guterl, ayer lunes, logró el hito de ser la última persona en completar una vuelta. «Quería seguir corriendo», dijo al terminar la prueba la ultrarunner de 39 años, a quien en 2018 ya pudimos ver compitiendo, precisamente, en el Barkley Marathon. «Tenía la idea de que sería genial superar lo que hicieron el año pasado, e incluso romper la barrera de las 300 millas. Nunca había corrido tres noches seguidas«.

El gran duelo final, cuando ya solo quedaban dos corredores, enfrentó a Guterl con Will Hayward, un neozelandés afincado en Hong Kong. Durante más de cuatro vueltas, Guterl y Hayward fueron los dos últimos hasta que Hayward cayó durante la 60ª vuelta. Guterl ganó con el cuarto kilometraje más alto en la historia de la prueba.

Fuente

X