Potenciá tus entrenamientos: beneficios de HIIT para los corredores

Ya te contamos qué es el HIIT y también qué dice la ciencia sobre este
sistema de entrenamiento. Ahora queremos enfocarnos en qué beneficios puede
traer esta actividad para los corredores.

El HIIT no sólo sirve para quemar grasa en menos tiempo que con otro tipo
de entrenamientos, sino que también puede ayudarnos a mejorar tanto la
resistencia como la fuerza y la velocidad.

Todo corredor que sigue un plan de entrenamiento está habituado a hacer
pasadas y conoce sus beneficios. Si bien el concepto de pasadas es, en esencia,
un entrenamiento en el que se alternan momentos de mayor intensidad con
períodos de descanso, aplicar la metodología HIIT implica que estas pasadas
sean breves (de entre 15 y 30 segundos) y a tope.

Este tipo de entrenamiento, como dijimos, sirve para mejorar la fuerza,
aumentar los ritmos de carrera y la resistencia. Además, también ayudará a
mejorar la obtención de energía, incrementar el VO2 máximo y aumentar la
capacidad cardiovascular.

Cómo entrenar

Hay diferentes combinaciones posibles para llevar adelante un entrenamiento
HIIT enfocado en running.

La más sencilla es la que mencionamos, las pasadas cortas, con períodos de
descanso variables, que dependerán de lo que tarden nuestras pulsaciones en
normalizarse luego de la alta intensidad de cada pasada. Aquí puede haber
muchas variantes: las pasadas pueden hacerse en llano o en cuestas, de acuerdo
al nivel de dificultad que necesitemos, y los descansos pueden ser pasivos o
activos (en caminata o trote suave). Se pueden hacer en exteriores o en cinta.

Otra opción es intercalar ejercicios en medio de cada pasada. Por ejemplo,
una secuencia de estocadas + pasada, escaladores + pasada, burpees + pasadas,
sentadillas + pasadas, intercalando descansos entre cada segmento.

Todo esto, siempre con un calentamiento previo, de un par de kilómetros,
para preparar al cuerpo para los estímulos, ya que ir directamente a las
pasadas, en frío, podría provocar lesiones.

Otra opción de entrenarse para running, pero indirectamente, es hacer
sesiones HIIT que no incluyan específicamente correr. El
entrenamiento cruzado
, que consiste en tener días dedicados a otra
disciplina, aporta beneficios a la actividad principal que uno desarrolle (en
este caso, el running).

Entre otras cosas, el entrenamiento cruzado ayuda
a equilibrar los grupos musculares, reduce el riesgo de contraer lesiones,
trabaja otros grupos musculares que no ejercitás con el running, y hace que tu
entrenamiento sea más variado.

Un factor
importante a tener en cuenta es que, de acuerdo al entrenamiento que elijamos
llevar a cabo, hay que tener el calzado apropiado. A esta altura, nadie saldría
a correr con botines de fútbol sala, por ejemplo. Si bien hay menos opciones
para HIIT, recientemente Reebok
presentó un calzado específico para esta actividad: HIIT TR
, con la
estabilidad, el agarre y la amortiguación necesarios para tener una performance
sin sobresaltos.

Una buena oportunidad para conocer más sobre HIIT es el Fit Fest que se realizará el 21 de marzo en Vicente López. Es un evento que reúne muchos sistemas innovadores de entrenamiento, con inscripción gratuita.

Ver más

Pocos minutos y mucho gasto calórico: descubrí el entrenamiento HIIT

¿La mejor forma de bajar de peso? ¿Qué dice la ciencia sobre el HIIT?

Fuente

X