¿Qué comer antes de correr?

Muchas personas no saben qué conviene ingerir antes de hacer ejercicio. Aquí, las claves para cuidar la salud y potenciar la energía.

Qué comer antes de entrenar es una de las preguntas más frecuentes entre los deportistas. Qué y cómo. Te dejamos los mejores consejos de diferentes expertos.

El primer dilema que surge es si conviene o no desayunar. La pregunta se responde sin dudas: sí, hay que nutrir el cuerpo al levantarnos y hay que ingerir un desayuno completo. Lo conveniente es hacerlo un par de horas antes o, como muy tarde, una hora y media antes de empezar a hacer ejercicio. Esto es para prevenir una interrupción de la digestión y para aprovechar la energía que pueden aportarnos los alimentos ingeridos.

¿Cuál es el mejor desayuno? Lo aconsejable es que incluya un alimento rico en carbohidratos, de asimilación media o lenta (pan integral, cereales integrales, galletas integrales), lácteos o derivados de la soja y fruta o jugo de fruta sin azucarar. También se puede incorporar algún alimento proteico, como jamón, huevos o atún, si el entrenamiento será intenso. A todo estos se puede sumar, por supuesto, café, té o cualquier infusión.

El desayuno debe ser más o menos copioso en función de las características de cada persona y del desgaste físico al que se verá sometido. Antes de una maratón, que será una sesión cardiovascular de larga duración, no pueden faltar los carbohidratos, y los proteicos pueden eliminarse sin problema. No conviene comer productos ricos en azúcares de absorción rápida, como galletitas o alfajores, ni utilizar mucho azúcar para endulzar porque aportan una energía demasiado rápida, que no resulta beneficiosa para el esfuerzo. Reemplazarla con miel es una buena opción.

Al mediodía

Cuando se hace ejercicio a media tarde, el almuerzo debe ser bajo en grasas y de fácil digestión. Si va a realizarse una actividad de larga duración, es aconsejable comer un plato que contenga carbohidratos de media y lenta asimilación, como por ejemplo un plato de pasta o legumbres y frutas.

Los que se ejercitan al atardecer deben merendar un par de horas antes. Y para los que están obligados a entrenarse a partir de las 10 de la noche, la mejor opción es realizar una merienda-cena y, tras el ejercicio, comer liviano.

Fuente: EntreMujeres

X