qué es, para qué sirve y cuál comprar

Puede que si no eres un experto mecánico no estés familiarizado con una llave dinamométrica. Sin embargo, se trata de una herramienta que todo buen aficionado al ciclismo debería tener en casa.

¿Por qué? Es fácil: te ayudará a alargar la vida de la bici. Y es que el uso de una llave dinamométrica puede evitarte sorpresas desagradables como una fisura en tu cuadro.

¿Qué es una llave dinamométrica?

Una llave dinamométrica, también conocida como torquímetro o llave de torsión, es una herramienta que se utiliza para apretar los tornillos al nivel correcto de tensión.

Esto se consigue gracias a que dicha herramienta «salta» cuando el tornillo ha llegado a su par de torsión -apriete- indicado.

llave dinamométrica

Muchos de los componentes de las bicicletas tienen un nivel apropiado de par de torsión (este dato se puede encontrar cerca del tornillo) y la llave dinamométrica permite ajustarse a él. El apriete -o el par de torsión- se mide en Newtons-Metros (Nm).

¿Cuándo debo utilizarla?

El avance de la tecnología y la continua búsqueda de elevar el rendimiento ha llevado los materiales utilizados en las bicicletas a los extremos. Las tolerancias para un apriete óptimo se han reducido y los componentes (cada vez más ligeros) pueden aplastarse o resbalar con el uso.

Si no utilizas una llave dinamométrica, se corre el riesgo de que un tornillo se rompa o de que un componente delicado de carbono ceda ante un presión inadecuada.

llave dinamométrica
Foto; Envato Elements

Imagina que ocurra, por ejemplo, en algo tan delicado como el manillar. Puedes poner tu integridad física en peligro. Además, si provocas una fractura por haber apretado demasiado un tornillo, las posibilidades de aprovechar tu garantía quedan bastante reducidas.

Pese a ello, podrás encontrar algunos detractores de esta herramienta, pero si se trabaja con componentes delicados, el uso de una llave dinamométrica reduce las probabilidades de que las cosas vayan mal.

Puede que veas que algunos mecánicos no hacen uso de ella, pero sus años de experiencia les han permitido adquirir el «tacto» necesario para apretar un tornillo.

¿Tú sabrías diferencias 4 Nm de 6 Nm? Ya sabemos la respuesta. Estimar el par de torsión puede ser un juego peligroso.

¿Qué llave dinamométrica compro?

Como ocurre con casi todo, hay varias «gamas» entre las que elegir a la hora de comprar una lleva dinamométrica. La opción más sencilla pasa por una llave dinamométrica de barra, que mide la flexión en los materiales. La gama alta la forma la llave dinamométrica electrónica, con opción de un preajuste al nivel deseado e incluso historial descargable.

En cuanto a ciclismo, encontramos dos llaves habituales. Por un lado las llaves dinamométricas preestablecidas. Estas últimas funcionan de manera muy similar a una llave allen normal, pero con un mango. Apretarán el tornillo a la tensión ideal. Son ligeras y fáciles de transportar, además de ser muy precisas, ya que no se pueden ajustar.

Por otro lado, las llaves dinamométricas de clic. Suelen venir como parte de un juego de carraca y llaves de vaso. Basta con seleccionar el tamaño adecuado y definir el nivel de par necesario (a menudo utilizando un dial en el mango). La herramienta hace un «clic» cuando se llega al par de apriete correcto.

A la hora de comprar una llave dinamométrica, debes tener en cuenta también los rangos de apriete de una bicicleta: suelen estar entre 3-7 Nm.

Lo ideal sería tener llaves dinamométricas preconfiguradas para dichos rangos, pero es bastante complicado tener una para cada par de apriete y con los tamaño adecuados.

Aquí te dejamos algunas opciones entre las que puedes elegir según tus necesidades:

Fuente

X