‘Todavía no llegó mi mejor versión’

Restan horas para la maratón de Buenos Aires, que tendrá a más de 10 mil corredores soñando con cruzar la línea de llegada y coronar todo ese esfuerzo que realizaron en los últimos meses, sumando kilómetros y kilómetros en la semana.

Entre ellos estará el atleta de Concordia Martín Méndez, integrante del Seleccionado Nacional y uno de los mejores en la distancia en la actualidad.

Tras realizar la pretemporada en Cachi, Salta, el atleta del Fer Team contó cómo fue su preparación: “En un 42k, en el mayor pico de volumen puedo llegar a 200 kilómetros semanales. Pero el punto justo para mí, considerando calidad y cantidad, está entre 180 y 185 kilómetros, porque no sólo se trata de correr y correr si no de hacer también estímulos de velocidad”.

“Me siento muy bien. Será mi cuarta maratón y cada una es diferente. Hice una gran preparación de 21 días en la altura y estoy en una muy buena forma física. Voy a buscar mi mejor marca, tratar de bajar los 2:16:48, y si se puede, los 2:15”, sostuvo.

A su vez, Martín recordó sus inicios en el atletismo: “Arranqué a los 8 años. Un día, saliendo de la escuela, vi un grupo de chicos corriendo en una cancha de fútbol y le dije a mi mamá que quería ver de qué se trataba. Le dejé el guardapolvos y me sumé. Yo por ese entonces jugaba al fútbol, y después fui haciendo diferentes deportes, hasta los 15 años, que me dediqué exclusivamente a correr”.

-¿Porqué atletismo de fondo? 

-No tuve la oportunidad de chico de practicar atletismo en la pista, que es donde se forma y se educa al atleta. Lo practiqué con las herramientas que tenía, en la calle. Me fui formando con las carreras de la calle, sin tantos estímulos técnicos y de velocidad. Mi papá además hacía boxeo y yo solía acompañarlo en esas vueltas que él daba, que eran 13 minutos trotando.

Méndez tuvo hace poco un desafío grande, el de dejar su pueblo y venirse a vivir a Buenos Aires. Eran muchos los motivos, el de entrenar mejor, dedicarse de lleno al atletismo, y estar cerca de su novia (la maratonista Mariela Ortíz). “En Concordia trabajaba muchas horas por día. Arrancaba muy temprano para entrenar antes de seguir con mis tareas como profe de educación física. Es muy difícil así establecerse en dobles turnos, y recuperarse entre sesiones”, confiesa.

¿Con qué logro deportivo se queda el atleta de Concordia? Sin vueltas, se ríe y responde: “Yo creo que todavía no llegó. Siento que puedo llegar a lograr algo y eso me atrae a continuar corriendo. Pero sin dudas, de todo lo que logré hasta hoy, mi prueba es la maratón. En las tres maratones que hice hasta hoy me quedé muy satisfecho”.

A Martín ya no le queda nada. Está a horas de competir. Pero en sus adentros guarda el mismo sueño que todos los corredores de elite, el de llegar a un Juego Olímpico.

Colaboración: Caro Rossi.

Source link

X