Un atleta keniano sacrifica su victoria por ayudar a un compañero, desplomado en meta

Estas cosas no pasan todos los días ni en todos los deportes, pero sí en el nuestro. Precioso gesto el que pudimos ver en la pasada edición, la séptima, de los 10 kilómetros de la IAAF Silver Label Okpekpe International celebrada en Nigeria el pasado mes de mayo.

Simon Cheprot, corredor keniano de 25 años que ha representado a Kenia dos veces en el Campeonato del Mundo de Media Maratón de la IAAF y posee una medalla de oro por equipos conseguida en 2016, luchaba por la victoria en la prueba. Su mejor marca personal en la media maratón, que lo sitúa entre los 40 primeros de todos los tiempos, es 59:20 minutos, establecido en 2013.

De hecho, Cheprot había ganado la edición de la Okpekpe en 2016 y fue segundo el año pasado. Pero al ver que su compatriota, Kenneth Kipkemoi, se desplomaba a pocos metros de la línea de meta, se detuvo para ayudarle. Cheprot ayudó a su colega a cruzar la línea de meta antes de llamar al equipo médico en la meta para pedir ayuda, lo que le ha hecho ganarse el corazón de todos los aficionados africanos y en el mundo entero por su gesto heroico.

Simon Cheprot

Foto: Twitter // Komen S. K

«Correr no es una guerra; correr trae paz, unidad y amistad»

Mi padre me dijo un día: «Cuando estás caminando y te encuentras con una persona enferma en la carretera, ayúdala; no la dejes», así que eso fue lo primero que me vino a la mente cuando vi a mi amigo en el suelo», dijo Cheprot después de la carrera.

El keniano fue recompensado con 10.000 dólares por su lección de humanidad y por representar la verdadera definición de lo que es deportividad en estado puro. Una verdadera demostración de nobleza de los atletas africanos que en más de una ocasión nos ha enseñado el gran Eliud Kipchoge: «Un 1% de todo el equipo es más importante que el 100% de uno mismo». Y así lo demuestran con todas sus actuaciones, solo ellos saben cuál es su origen y todo lo que correr les ha dado.

 

Fuente

X