Un niño de 9 años gana una carrera de adultos al confundirse de recorrido

El pasado 21 de septiembre el joven corredor de 9 años Kade Lovell iba a saltar a la fama tras participar en una prueba supuestamente de 5 kilómetros en Minnesota. Lovell competía en su categoría de edad y, por un error en el recorrido, se salió del circuito y acabó disputando una prueba de 10 kilómetros donde la media de edad de todos los corredores era considerablemente superior.

Su madre, Heather Lovell, le esperaba con nervios para verle entrar en la meta de los 5K, pero no conseguía encontrarle entre todos los niños que iban terminando la prueba. Heather pensó que habría tenido una mala carrera, sin darle mayor importancia. Hasta que entraron en meta niños bastante más lentos que su hijo, y fue cuando empezó a alarmarse por si se había perdido, lesionado o sucedido algo peor. «Tenía a todo el mundo buscándole, incluso a un bombero. Estaba llorando. Esto nunca había pasado antes.»

Otro espectador llamó a su cuñado, que corría la carrera de 10 kilómetros. Le dijo que había un «niño pequeño que corría muy bien». Pensaron entonces que Kade debía estar corriendo los 10K, o tal vez se se había pasado el giro de los 5K a propósito. Pero una vez terminada la prueba, la madre de Kade supo que su hijo no se había pasado el giro a conciencia.

 

«Sólo estaba corriendo», dijo Kade. «Cuando vi el giro de los 5K, una señora me dijo que siguiera recto. Así que seguí recto. Kade dijo que se dio cuenta de su error al final, donde tenía que dar la vuelta, y vio un cartel donde ponía diez kilómetros. Entonces pensó que su madre le iba a echar una buena bronca.»

Tan solo le hicieron falta 48 minutos, uno menos que al segundo clasificado de 40 años, para terminar la carrera y ganar una competición en la que no sabía siquiera que estaba participando. «Probablemente lo hizo mejor de lo normal porque trataba de terminar y estaba en pánico», comentó su madre. Es cierto que el nivel de la prueba para ganar con ese crono no debía ser muy alto, pero ahí queda la marca de un niño de 9 años. Recordemos que la italiana Sara Meloni, de 7 años tiene el récord de Europa en los 10K con una marca de 44 minutos y 44 segundos.

La madre de Kade le inscribió en el St. Francis Franny Flyer 5K para entrenar para las Olimpiadas Juveniles, que organizan competiciones cada diciembre. Kade ha competido anteriormente en las carreras de las Olimpiadas Juveniles y tiene pensado competir este año. Por lo menos, el entreno ya se lo ha llevado a casa, y una medalla, también.

 

Fuente

X