lo que cuesta conseguir un podio

Lauren Brandon no ha tenido, posiblemente, la temporada que esparaba. La norteamericana, que pasa por ser favorita en prácticamente todas las carreras a las que acude, sólo pudo rascar un tercer puesto IRONMAN Hamburgo este año.

En el resto de sus competiciones, tres abandonos y un noveno puesto. Un pobre resultado para una triatleta que ha ganado en Boulder y que se ha subido al podio en Cozumel, Mont Tremblant o Texas, y que ha acudido hasta en tres ocasiones a Hawaii.

Pero además, está todo el trasiego que supone desplazarse por todo el planeta a competir: en lo que va de temporada, solo en viajes pre y post carrera, la de Salt Lake City atesora 87.654 kilómetros de vuelos de avión, más de dos vueltas a la tierra completas.

La última odisea de viaje, con sus conexiones de vuelo, sus tiempos de espera en aeropuerto y la rutina post COVID19, la está viviendo en su vuelta desde IRONMAN Sudáfrica, donde se vio obligada a abandonar en el segmento ciclista.

«De Johannesburgo a París. De París a Nueva York. De Nueva York a Salt Lake«, escribía esta madrugada en su cuenta de Instagram. «Llevamos casi 24 horas de viaje y estamos a mitad de camino«

«Con suerte, tendremos una cena de Acción de Gracias en la sala de espera del aeropuerto de Nueva York«.

La norteamericana, puesto 64 del ranking de la PTO, aprovecha la publicación para hacer balance de una temporada con la que no está contenta: «Mi año ha sido muy duro«, escribe, «sobre todo en lo relacionado con el triatlón«.

«Sin embargo, todavía tengo mucho que agradecer y tengo tiempo extra para pensar en ello hoy«.

lionel sanders pablo dapena
Foto: José Luis Hourcade

Lo habitual entre los PROs

Todos estos viajes pantagruélicos son el día a día de los triatletas profesionales.

Saleta Castro, que este fin de semana vuelve a competir en trail, fue noticia en 2016 porque para conseguir su clasificación para el Campeonato del Mundo de IRONMAN tuvo que volar más de 75.000 kilómetros.

En corta distancia, la tesitura es igual: Miriam Casillas, en 2016, acumuló más de 127.000 kilómetros.

Pablo Dapena
Foto: Facebook // Challenge Lisboa

Si miramos las estadísticas de cualquier profesional, nos podemos hacer a la idea de que el kilometraje es más o menos similar: Lionel Sanders ha viajado este año, desde su base en Colorado, tres veces a Europa (Copenhagen, Collins Cup y la Tribattle), y por Norteamérica hasta en seis ocasiones. Y aún le queda el traslado a Indian Wells, uno de los más sencillos para él.

Y todo rezando con que no haya problemas con las maletas o la bicicleta. Y si no, que se lo digan a Pablo Dapena…

Fuente

X